Temas

Opinión

“Justicia mediática”

Los medios solo hemos hecho nuestro trabajo al aportar indicios, bastante contundentes

01 de Agosto del 2017 - 07:05 Iván Slocovich

Se equivocan Ollanta Humala y Nadine Heredia al tratar de salir en libertad de sus respectivos penales argumentando que vienen siendo objeto de una “justicia mediática” que, según dicen, “ya los ha condenado”, pues no son los medios de prensa sino ellos mismos los que con sus acciones, que vienen desde el año 2006, han terminado privados de su libertad a menos de un año de haber dejado Palacio de Gobierno.

En los últimos años, los medios solo hemos hecho nuestro trabajo al aportar indicios, bastante contundentes, sobre sus movimientos bancarios, contratos laborales “truchos”, adquisiciones inmobiliarias, entregas de dinero de empresas corruptas, la existencia de agendas con anotaciones millonarias y hasta la compra de testigos en un proceso anterior que según la ley sí debe ser tomado en cuenta, nada de lo cual ha podido ser desmentido por la ex “pareja presidencial”.

Por la mitad de eso, además de las evidencias de que han tratado de obstruir la acción de la justicia (adulteración de letra, llegada tarde a diligencia del Ministerio Público, negación y luego aceptación de agendas y un largo etcétera), muchos han sido enviados a prisión preventiva en los últimos 16 años, así que mal hacen los Humala-Heredia al tratar de victimizarse con argumentos como el de la “persecución política” y ahora con la “justicia mediática”.

Lo que más bien deberían hacer los Humala-Heredia, en lugar de quejarse de jueces y fiscales y de sus resoluciones, es agradecerles eternamente la cuestionable “benevolencia” que han tenido con ellos desde que aparecieron en la escena política, pues si el escandaloso caso Madre Mía no era archivado pese a las evidencias, al igual que los contratos laborales “truchos” con olor a chavismo de la ex primera dama, jamás hubieran ganado una elección.

Ahora el Poder Judicial tiene en sus manos el destino de la ex “pareja presidencial” y su resolución tendrá que ser acatada y respetada. Sin embargo, los jueces tienen en sus manos abundantes evidencias como para ratificar la medida del juez Richard Concepción Carhuancho. Es de esperarse que esta vez actúen de acuerdo a ley y no como en el pasado, en que el expresidente Humala y su esposa fueron salvados por magistrados a los que quizá se podía “escoger”.

tags