Temas

Opinión
Iván Slocovich

Iván Slocovich

“Justicieros”

​El indignante caso de los delincuentes liberados por jueces, pese a sus antecedentes y al trabajo policial y del Ministerio Público, no hace más que incrementar la peligrosa posibilidad de que en el futuro la gente deje de confiar en la legalidad y poco a poco vaya exigiendo la aparición de “justicieros” o “escuadrones de la muerte” para que se encarguen -fuera de la ley y de la peor manera- de limpiar las calles de asesinos, extorsionadores, “marcas” y demás lacras.

02 de Noviembre del 2016 - 06:32 Iván Slocovich

El indignante caso de los delincuentes liberados por jueces, pese a sus antecedentes y al trabajo policial y del Ministerio Público, no hace más que incrementar la peligrosa posibilidad de que en el futuro la gente deje de confiar en la legalidad y poco a poco vaya exigiendo la aparición de “justicieros” o “escuadrones de la muerte” para que se encarguen -fuera de la ley y de la peor manera- de limpiar las calles de asesinos, extorsionadores, “marcas” y demás lacras.

Ahí tenemos el caso del actual alcalde de Trujillo, el coronel PNP (r) Elidio Espinoza, quien ya ha sido absuelto por el Poder Judicial de todos los cargos que le imputaron, pero que se hizo fama de haber ejecutado con tiros en la nuca a delincuentes capturados cuando era jefe del Escuadrón de Emergencias de esa convulsionada ciudad. El hombre se convirtió casi en un ídolo por su reputación de “gatillo loco” y, sin mayor propuesta para la gestión edil, ganó la elección del año 2014.

Cuando se inició el proceso judicial en su contra en 2010, el coronel Espinoza iba a las audiencias “escoltado” por cientos de choferes de micros y combis, así como de pequeños comerciantes, muchos de ellos zapateros del distrito de El Porvenir, quienes lo apoyaban decididamente por considerar que el hombre “sí sabía” luchar contra los extorsionadores que los tenían y tienen con una pistola en la sien exigiéndoles todos los días parte del dinero que ganan con su trabajo.

Cuidado con que cada fallo que den jueces como los que acaban de liberar a los integrantes de presuntas bandas de delincuentes esté haciendo que la gente deje de confiar en la justicia para desear que venga alguien y haga algo “más efectivo” contra los criminales que se ríen de los policías que los detienen. Ahí está el caso del coronel Espinoza, que surgió precisamente en los peores años del accionar del hampa en Trujillo, donde los jueces y fiscales pocas veces actuaron con la energía exigida.

Hace pocos meses los peruanos nos mostramos “sorprendidos” por la aparición en redes sociales de una supuesta campaña llamada “Chapa tu choro”. Bueno pues, el peligro de tener un sistema judicial que no ampare a la población, sea por ineficiente o por corrupto, puede hacer que barbaridades de ese tipo sean frecuentes en una población harta de los delincuentes; y en un país civilizado como el que decimos ser, eso no se puede permitir. Cuidado.