Temas

Opinión

La dignidad de las mujeres venezolanas

Como las mujeres parisinas a pocas semanas de consumarse la Revolución Francesa del 14 de julio de 1789, cuando fueron por las calles de la Ciudad Luz con dirección al Palacio de Versalles para exigir del rey Luis XVI libertades y pan para comer, las de ayer vestidas de blanco por las diversas avenidas de toda Venezuela salieron en las distintas ciudades del país para exigir del presidente de facto Nicolás Maduro democracia, liberación de los presos políticos y comida, porque la gente padece por su evidente escasez

07 de Mayo del 2017 - 07:37 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Como las mujeres parisinas a pocas semanas de consumarse la Revolución Francesa del 14 de julio de 1789, cuando fueron por las calles de la Ciudad Luz con dirección al Palacio de Versalles para exigir del rey Luis XVI libertades y pan para comer, las de ayer vestidas de blanco por las diversas avenidas de toda Venezuela salieron en las distintas ciudades del país para exigir del presidente de facto Nicolás Maduro democracia, liberación de los presos políticos y comida, porque la gente padece por su evidente escasez. Las mujeres en Venezuela no se amilanan ante el dictador y enfrentan a sus fuerzas coactivas con las manos en alto, en señal de que sus protestas tienen eminente carácter pacífico. El cuadro de ayer en el país llanero ha sido impresionante. Se vio a Lilian Tintori entre sus mayores activistas convencida, como la mayoría de venezolanos, de que las protestas no pueden detenerse si acaso se busca que el régimen finalmente caiga. Las mujeres de Venezuela son valientes y cuidan y protegen al máximo su propia dignidad. Harán cualquier cosa con tal de ver a Maduro defenestrado. Las milicias urbanas que Maduro ha armado hasta los dientes ni siquiera han podido con las dignísimas mujeres que han aprendido a desafiar al régimen sin titubear. Lo cierto es que las mujeres venezolanas ayer se han mostrado resueltas a actuar hasta que caiga Maduro. Riesgos hay, y muchos. A la fecha van camino a los 40 muertos desde que comenzaron las protestas ciudadanas. Es evidente que Maduro no sabe del respeto a la mujer, un legado que la humanidad recibió de los pueblos bárbaros -visigodos, ostrogodos, hérulos, vándalos, etc.- a la caída del Imperio Romano de Occidente en el 476 d.C. Maduro no tiene escrúpulos y no sabe estimar el valor de la mujer, y aunque todas las marchan tienen el mismo objetivo, el presidente no sabe distinguir que la de ayer era solamente de mujeres y de todas las edades. ¿Qué podrían pensar la madre, esposa y dos nietas de la actitud del gobernante de facto? Sin palabras.

tags