Temas

Opinión

La elección del nuevo defensor del Pueblo

​Es de esperarse que desde hoy tengamos al nuevo defensor del Pueblo, pese a que en las últimas horas han surgido voces y medios de comunicación que afirman que se trataría de una elección no “transparente” y sin las garantías del caso, todo porque los candidatos de su preferencia quizá no alcanzarían los votos necesarios del pleno del Legislativo para acceder al cargo.

06 de Septiembre del 2016 - 04:19 Editorial

Es de esperarse que desde hoy tengamos al nuevo defensor del Pueblo, pese a que en las últimas horas han surgido voces y medios de comunicación que afirman que se trataría de una elección no “transparente” y sin las garantías del caso, todo porque los candidatos de su preferencia quizá no alcanzarían los votos necesarios del pleno del Legislativo para acceder al cargo.

Estamos ante un Congreso legítimamente elegido y sus votaciones deben ser acatadas por todos, gusten o no, en lugar de estar cuestionando sus decisiones soberanas o haciendo llamados a los candidatos a que renuncien a sus postulaciones, sin más argumento que aquel que afirma que los aspirantes que gozan de sus simpatías podrían quedar fuera de carrera.

Los tres candidatos han expuesto sus propuestas y la elección de uno de ellos queda en manos del Poder Legislativo, donde hoy existe un escenario muy distinto al de julio de 2013, cuando por medio de la llamada “repartija” se pretendió elegir a un defensor de Perú Posible mientras el nacionalismo y el fujimorismo ponían a sus postulantes en el Tribunal Constitucional.

Estamos hoy ante tres candidatos de excelentes pergaminos y dependerá del Congreso su elección. Que el Parlamento tenga mayoría fujimorista, y a muchos esto no les guste, es una pena, pero eso es lo que eligió el Perú el 10 de abril último, así que solo queda acatar la votación y saludar a quien hoy tenga el privilegio de comenzar a servir al país desde la cabeza de la Defensoría del Pueblo.

tags
Editorial

Editorial