Temas

Opinión
Editorial

Editorial

La falta de autoridad en zonas comerciales

​Cinco días después de la tragedia de Las Malvinas, en que se incendiaron los almacenes clandestinos de una galería comercial, la Municipalidad de Lima recién decide actuar en la zona de Mesa Redonda, donde también hay construcciones ilegales de metal (llamadas “contenedores”), muy similares a los ambientes donde perecieron unos jóvenes, todo esto como una muestra de que la gente no aprendió la lección dejada por 400 muertos en 2001.

27 de Junio del 2017 - 07:30 Editorial

Cinco días después de la tragedia de Las Malvinas, en que se incendiaron los almacenes clandestinos de una galería comercial, la Municipalidad de Lima recién decide actuar en la zona de Mesa Redonda, donde también hay construcciones ilegales de metal (llamadas “contenedores”), muy similares a los ambientes donde perecieron unos jóvenes, todo esto como una muestra de que la gente no aprendió la lección dejada por 400 muertos en 2001.

Lo sucedido en Las Malvinas debe ser un llamado de atención a todos los alcaldes del país, a fin de que actúen y eviten este tipo de negocios al margen de la ley que ponen en riesgo la vida de cientos de personas, porque el problema no solo es en Lima, sino también en otras ciudades, donde malos comerciantes hacen lo que les

da la gana ante la falta de control edil.

El Ministerio de Trabajo tiene también una gran responsabilidad. ¿Sus inspectores se habrán dado alguna vez una vuelta por el emporio de Gamarra para ver qué pasa por ahí? Si se habla de explotación y hasta esclavitud en Las Malvinas, habrá que ver qué ocurre en los talleres de confecciones de la mencionada zona de La Victoria, donde la gestión edil deja mucho que desear.

El Estado, a través de sus instituciones, no puede estar de brazos cruzados ante lo que ocurre en la punta de sus narices. Una muestra de su ineficiencia y dejadez es lo ocurrido el jueves pasado cerca de Palacio de Gobierno, en que luego del siniestro todas las autoridades, desde el propio presidente Kuczynski, aparecieron para llorar sobre la leche derramada. ¿Así aspiramos a ser un país del Primer Mundo?

tags