Temas

Opinión
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

"La insistencia de Trump sobre los migrantes"

Su nueva medida no colisiona con aquellos islámicos que tengan la tarjeta de residentes permanentes -green card- que permite a los extranjeros trabajar en el país.

10 de Marzo del 2017 - 07:02 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

El presidente de EE.UU., Donald Trump, no se da por vencido. Su política exterior para impedir que los refugiados ingresen en el país, que vociferó a los cuatro vientos durante toda la campaña para llegar a la Casa Blanca, precisamente en el país que dice llamarse de todas las sangres, fue neutralizada por dos magistrados estadounidenses. Parecía que Trump había perdido desde el comienzo y sintió que la medida jurisdiccional ponía fin a su decisión política. Fiel a su carácter y estilo, donde la derrota pareciera no existir, acaba de firmar una nueva orden ejecutiva que matiza el impedimento de ingreso de personas procedentes de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, países de mayoría musulmana. Su nueva medida no colisiona con aquellos islámicos que tengan la tarjeta de residentes permanentes -green card- que permite a los extranjeros trabajar en el país. Sí, en cambio, quedan desprotegidas las minorías religiosas cristianas. Otra de las recientes medidas permite el ingreso de iraquíes en EE.UU., pero al mismo tiempo acelera la política de expulsiones. Podrán permanecer en suelo estadounidense aquellos que lograron asilo y retira la prohibición indefinida de ingreso de los sirios. Finalmente, todos aquellos que tengan doble nacionalidad que sea distinta a los referidos países vetados, también podrán ingresar en el país.

La estrategia de Trump pasa porque las nuevas medidas solo tienen carácter temporal. Así, puestas, evita la avalancha de críticas y de presiones en el frente interno, que a la larga estaban minando su gestión desde el arranque. Pero Trump no se quedará de brazos cruzados. Estoy persuadido que de todas maneras expulsará o deportará a mucha gente. Eso será casi del tamaño de impedir que ingresen extranjeros en el país. Frena las medidas impuestas por la justicia de EE.UU., buscando no mostrarse jamás como vencido políticamente.