Temas

Opinión

La interpelación a Vizcarra y Basombrío

​La suerte del ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, se define mañana. No le faltan argumentos al pleno del Congreso de la República, en especial a Fuerza Popular, para poner en la mira al titular de dicha cartera por la construcción del aeropuerto de Chinchero que, según la oposición, sería perjudicial para el Estado. Una censura significaría un doble golpe para el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

17 de Mayo del 2017 - 07:30 Editorial

La suerte del ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, se define mañana. No le faltan argumentos al pleno del Congreso de la República, en especial a Fuerza Popular, para poner en la mira al titular de dicha cartera por la construcción del aeropuerto de Chinchero que, según la oposición, sería perjudicial para el Estado. Una censura significaría un doble golpe para el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

Por un lado, la permanencia de Vizcarra puede estar amarrada al plan gubernamental de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, la cual integra junto a otros ministros; y, por el otro, su cargo como primer vicepresidente de la República quedaría mellado si es que, tras la interpelación, la mayoría logra la moción de censura -y eso es más fácil para el partido opositor “naranja”-.

Al titular de Transportes no lo respaldan sus obras (salvo la colocación de puentes tras los desastres por las lluvias y los huaicos) ni las reformas en el sector, como las que pudo haber concretado Jaime Saavedra, el censurado exministro de Educación. Tampoco es un político con respaldo popular. Tiene una cartera fría, que está más vinculada con obras de concreto, así que lo más probable es que el contrato con Kuntur Wasi para la construcción del aeropuerto en el Cusco termine por poner en aprietos a un alfil de PPK.

Por lo que significa Vizcarra en este gobierno, Fuerza Popular, el artífice de esta interpelación, lograría con su salida que la administración de PPK se vea más debilitada y atada de manos, peor todavía sabiendo que le sigue el paso Carlos Basombrío, el ministro del Interior. Con este panorama, es poco probable que Kuczynski llegue a oxigenar por voluntad propia su Consejo de Ministros antes de celebrarse el primer año de gestión. 

tags