Temas

Opinión
Renato Sandoval

Renato Sandoval

La macro región nororiental

Los gobiernos regionales del nororiente cuentan en un 90% con parlamentarios de Fuerza Popular.

04 de Octubre del 2016 - 09:11 Renato Sandoval

Un nuevo intento de formar grupos sólidos en lo político y económico empieza a germinar en el país. Con mucho optimismo, la macro región nororiental (Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, San Martín, Amazonas y Loreto) se ha logrado integrar por dos factores fundamentales: se impone lo técnico y la estrategia del Gobierno Central.

Para que los representantes de estas ocho regiones hayan aceptado dejar las disputas personales, además de sus egos de mandamases territoriales y las desigualdades económicas, considero que ha influido mucho la ausencia de personajes políticos capaces de maquillar situaciones para sacar provecho propio. A eso le sumamos que ya no hay campaña electoral, Gregorio Santos no quiere asumir su cargo y César Acuña anda viendo temas legales.

Recuerden que, hace más de un año, la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales (ANGR) era utilizada como una maquinaria de presión política; y aunque no tenía mucho peso todavía, sí podía captar la atención de los medios de comunicación. Sin embargo, es mucho mejor adoptar una posición natural -no política- de bien común entre sociedades parecidas como el nororiente, que acordar posturas forzadas (no es la misma realidad Tumbes que Puno).

Además, como me lo ha hecho saber un gobernador regional, hay también una estrategia del Gobierno Central de ganarse las provincias (fuera de Lima) y, de esta manera, a sus representantes en el Congreso de la República. ¿Acaso no es también una jugada válida en ese ajedrez político que no le da mucho espacio en la capital? Creo que sí.

Los gobiernos regionales del nororiente cuentan en un 90% con parlamentarios de Fuerza Popular. Si el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski acuerda proyectos de inversión en estas zonas, tácitamente, sus representantes en el Poder Legislativo deberán estar de acuerdo, salvo que se opongan a una mejora para los ciudadanos que les dieron el voto.

Lamentablemente, Áncash ha sido excluida -entiendo- por la inestabilidad jurídica de su gobernador Waldo Ríos, preso por una condena de cinco años. Esto le significará un aislamiento en cuanto a sus justos reclamos y ensombrece más su imagen como un departamento que quiere sacudirse del pasado sombrío. Penoso.

En fin, solo espero que este grupo de regiones se consolide y atienda a las mayorías olvidadas. 

tags