Temas

Opinión

La papa caliente de Basombrío

​La cartera del Ministerio del Interior siempre ha sido -y será- la papa caliente de todo nuevo gobierno. Asumir su liderazgo no es un juego al azar, más aún con los altos índices de inseguridad ciudadana.

31 de Agosto del 2016 - 01:22 Editorial

La cartera del Ministerio del Interior siempre ha sido -y será- la papa caliente de todo nuevo gobierno. Asumir su liderazgo no es un juego al azar, más aún con los altos índices de inseguridad ciudadana. Se requiere de un técnico que le brinde confianza a sus dirigidos y, sobre todo, a los pobladores. Carlos Basombrío no lo ha conseguido todavía.

En el poco tiempo que tiene a su cargo, creemos que la labor del ministro Basombrío ha tenido altibajos, por decir lo menos. Aún no se le ha notado la muñeca para lograr la garantía ciudadana y, peor todavía, ha comenzado con el pie izquierdo comiéndose el pleito del supuesto “escuadrón de la muerte” de policías.

Un mes y unos días tiene Basombrío en el puesto y más ha recibido críticas, muchas justas y otras exageradas. La buena política del sistema de recompensas contra los delincuentes más buscados, que debemos reconocer ha sido fructífera, no es suya. Sin embargo, para su bien, está cosechando frutos pasados.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski ha expresado ayer, durante el aniversario de la Policía, que sus miembros necesitan apoyo, como darles mejores condiciones de trabajo y una adecuada remuneración. Precisamente, un respaldo total para dicha institución, algo que todavía no se percibe en el ministro.

Los ciudadanos quieren resultados a corto plazo. No se olviden de que el portafolio del Interior no se puede manejar en piloto automático, sino que hay que estar confeccionando planes estratégicos que cambien la percepción de inseguridad que se siente desde hace más de 10 años.

Por lo tanto, pedimos al ministro Carlos Basombrío que, sin mostrar las estrategias contra el hampa, de una buena vez trasmita su plan original contra la inseguridad ciudadana. 

tags
Editorial

Editorial