Temas

Opinión
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

LA SENSIBLE RELACIÓN BOLIVIANO-CHILENA

​Bolivia y Chile mantienen una muy sensible relación bilateral, principalmente en la zona de frontera, donde hace más de un mes nueve bolivianos fueron detenidos por supuestamente cruzar la frontera e invadir, en consecuencia, el territorio chileno.

11 de Mayo del 2017 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Bolivia y Chile mantienen una muy sensible relación bilateral, principalmente en la zona de frontera, donde hace más de un mes nueve bolivianos fueron detenidos por supuestamente cruzar la frontera e invadir, en consecuencia, el territorio chileno. 

Añade a esta realidad que existe una relación judicializada desde 2013, en que La Paz demandó a Santiago ante la Corte Internacional de Justicia buscando que sea este tribunal el que obligue a los chilenos a sentarse a negociar una salida al mar para los altiplánicos. En 2016 fue Chile el que demandó a Bolivia ante el referido órgano jurisdiccional de la ONU al requerir de la Corte el reconocimiento de las aguas del Silala como internacionales. 

El tramo judicial tiene para rato, sumando en conjunto alrededor de 12 años. En ese lapso, las vinculaciones entre ambos países no deberían deteriorarse o congelarse más de lo que ya están por la ausencia de relaciones diplomáticas, que no mantienen desde 1978, pues están prefiriendo como mecanismo natural para el arreglo de sus diferencias el principio y los medios de solución pacífica de controversias, que constituyen métodos más civilizados de cómo la sociedad internacional supera sus estragos. 

Es verdad que existe una herida abierta en La Paz por la frustración de no hallar la salida al mar prometida, pero también lo es que Bolivia ha tenido una actitud firme a la hora de hacer respetar los derechos de su pueblo y mostrarse permeable para alcanzar la más armoniosa relación entre dos Estados vecinos. Bolivia y Chile son vecinos por el devenir del proceso histórico que les tocó según sus planes. El hecho mismo de que la vinculación bilateral se halle judicializada es una oportunidad para que ambos países se constituyan en modelo de aceptación de sus antagonismos y que esa circunstancia los lleve a una relación con madurez, dado que el futuro para ambos países podría pasar por periodos más complejos.

tags