Temas

Opinión
Iván Slocovich

Iván Slocovich

La suerte de Toledo

​Sería bueno saber si en el Poder Judicial alguien está interesado en buscar a los responsables de que el expresidente Alejandro Toledo se siga burlando del Perú desde Estados Unidos, adonde pudo fugar pese a que las evidencias del caso Ecoteva eran escandalosas, las cuales hace mucho tiempo debieron motivar al menos el impedimento de salida del país de quien, a juzgar por lo visto y oído en las últimas horas, no tiene la intención de ponerse a derecho.

26 de Mayo del 2017 - 07:30 Iván Slocovich

Sería bueno saber si en el Poder Judicial alguien está interesado en buscar a los responsables de que el expresidente Alejandro Toledo se siga burlando del Perú desde Estados Unidos, adonde pudo fugar pese a que las evidencias del caso Ecoteva eran escandalosas, las cuales hace mucho tiempo debieron motivar al menos el impedimento de salida del país de quien, a juzgar por lo visto y oído en las últimas horas, no tiene la intención de ponerse a derecho.

Recordemos que el alucinante crecimiento inmobiliario de Toledo se conoce desde enero de 2013, lo que vino seguido de una serie de contradicciones sobre el origen del dinero, la aparición de una empresa offshore en Costa Rica y demás hechos que hace tiempo debieron motivar la reacción del Ministerio Público y el Poder Judicial, especialmente de este último. Por eso sería bueno saber si la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) está haciendo algo al respecto.

Y es que si bien Toledo tiene dos órdenes de captura, una es por las confesiones de Jorge Barata, de Odebrecht, quien admitió haberle dado 20 millones de dólares. Esto se conoció una vez que el exmandatario ya había salido hacia Estados Unidos. Sin embargo, el caso Ecoteva viene desde hace cuatro años, tiempo en que el exlíder de la chakana entraba y salía del país. Incluso se dio el lujo de postular a la Presidencia de la República en 2016. Solo en el Perú, señores.

Ahora, por esa “extraña” benevolencia de nuestro sistema de justicia, que parece no medir con la misma vara a todos los procesados, tenemos a Toledo burlándose de todo un país que tiene que soportarlo con sus rollos de que es un “indio gitano que recorre el mundo” y que es la “oveja negra del Perú”; mientras su esposa, Eliane Karp, también con orden de arresto, suelta en redes sociales sus “discursos” que ya ni se los cree su abogado Heriberto Benítez.

El Poder Judicial no solo tiene que explicar si está haciendo todos los esfuerzos por traer el prófugo Toledo desde Estados Unidos, ahí donde se da el lujo de dar conferencias, sino también si está investigando por qué se dejó al personaje salir del país por el aeropuerto Jorge Chávez, cuando llevaba casi cuatro años sin poder explicar de dónde salió la plata para comprar al contado dos propiedades a nombre de su suegra y pagar dos hipotecas. Indignante.

tags