Temas

Opinión
Iván Slocovich

Iván Slocovich

La tragedia de Larcomar

Ocurrió la tragedia de Utopía, una discoteca clandestina que operaba en pleno Jockey Plaza

22 de Noviembre del 2016 - 07:03 Iván Slocovich

La tragedia de la semana pasada en Larcomar, que provocó la pérdida de cuatro vidas, es una muestra clara de que en el Perú muchas empresas que operan en este país, desde las más grandes hasta las informales y dudosas, les importan un rábano las normas de seguridad que deben de seguirse para evitar situaciones como la que se ha vivido en el que irónicamente es uno de los destinos turísticos más visitados de un país que se jacta de recibir con las manos abiertas a los visitantes de afuera.

Lo vimos a fines del 2001 en Mesa Redonda, donde la gente hacía lo que le daba la gana pese a la prohibición de venta de pirotécnicos. Se había alertado de los riesgos, pero hubo cerca de 300 muertos. No pasaron ni seis meses y ocurrió la tragedia de Utopía, una discoteca clandestina que operaba en pleno Jockey Plaza, sin que la Municipalidad de Surco haga algo. No obstante, parece que nunca aprendimos la lección y la gente siguió haciendo lo que sea por ganar algo de plata.

Sin ir muy lejos, ahí está la fiesta “Sexy Halloween” en Magdalena del Mar, donde hubo la suerte que no se produjo una tragedia. Ese fue otro caso en que a unos empresarios de por ahí se les ocurrió armar la pachanga sin los permisos necesarios, mientras la municipalidad no actuaba. Seguro que si alguien moría, estarían hasta hoy echándose la culpa y sacando comunicados anunciando “exhaustivas investigaciones, caiga quien caiga”. Sí, claro.

En el caso de Larcomar, es lamentable que recién tras la muerte de cuatro personas, hayan salido a la luz las deficiencias en materia de seguridad ante emergencias de ese lugar que al menos en los cines UVK recibe a miles de personas todos los días, especialmente en feriados como el que se venía. El propio alcalde miraflorino, Jorge Muñoz, ha dicho que el sistema contra incendios no era como el que se hubiese querido.

Para nadie es un secreto que con el cierre de Larcomar luego de la tragedia, los negocios ahí instalados están perdiendo mucho dinero y que perderán mucho más ante la proximidad del fin de año. Es de esperarse que eso no sirva de “presión” para que dicho centro comercial sea abierto antes de que la Municipalidad de Miraflores y Defensa Civil se encarguen de velar de que sea un lugar realmente seguro y donde nunca más habrá una situación como la que hoy todos lamentamos.

tags