Temas

Opinión

La Unión Civil y el Poder Legislativo

​Un tema peliagudo de abordar en las mesas peruanas es sin duda la denominada propuesta de la unión civil, planteada desde un comienzo por el congresista oficialista Carlos Bruce y que tiene como opositora directa a la Iglesia católica.

14 de Septiembre del 2016 - 00:03 Editorial

Un tema peliagudo de abordar en las mesas peruanas es sin duda la denominada propuesta de la unión civil, planteada desde un comienzo por el congresista oficialista Carlos Bruce y que tiene como opositora directa a la Iglesia católica. En representación de esta última, su vocero, Juan Luis Cipriani, pide un referéndum para darle derecho o no a las parejas homosexuales.

Consideramos que los lineamientos legales no deberían pasar por un filtro eclesiástico, por lo que la postura de Cipriani, de pedir una consulta popular para conocer si la mayoría de peruanos apoya o no la unión civil de personas del mismo sexo, no tendría cabida según la ley que rige a todos los peruanos.

Además, solicitarle a una mayoría de compatriotas decidir sobre una supuesta minoría no sería una evaluación equitativa, sino todo lo contrario: pondría en total desventaja a quienes vienen reclamando la atención del Estado y no de la Iglesia católica.

Entendemos la defensa de la vida y del núcleo familiar que tiene como misión el catolicismo -aunque no sea una exclusividad-, pero en este aspecto creemos que una ley de unión civil no tendría por qué lacerar ni resquebrajar la unidad de los hogares peruanos. Tampoco tendríamos cómo probar lo contrario; por lo tanto, no hay nada que ampare la teoría de la feligresía.

El debate de la unión civil le corresponde al Congreso de la República, donde están todos los peruanos representados, y estamos seguros de que de haber mayoría para ello, el tema será puesto en agenda.

tags
Editorial

Editorial