Temas

Opinión
Renato Sandoval

Renato Sandoval

"La verdad os hará libres”

Sobre las libertades, considero que el Estado no puede prohibirte ni obligarte a sentirte diferente...

01 de Diciembre del 2016 - 09:10 Renato Sandoval

Hay quienes detestan que en el colegio les hablen a sus hijos sobre la ideología del género, pero se orinan de pánico cuando sus vástagos les preguntan sobre el sexo, más si la inquietud va en el sentido de la libertad sexual. Total, se oponen a que a sus niños les expliquen la realidad y prefieren que la calle enseñe a su modo.

Sin embargo, no deja de ser complicado ponernos de acuerdo cuando hablamos de la sexualidad, más aún si se trata de menores de edad. Por ejemplo, casos como el de la transexual Ana Romero Saldarriaga, visto por el Tribunal Constitucional (TC), que determina que el sexo de la persona está relacionado a la realidad social, cultural e interpersonal, mas no solo a lo “cromosómico”.

Es decir, el sexo se define por la experiencia y no por haber nacido con un pene o una vagina. El fallo del TC es de hace poco nomás, de inicios de noviembre, mediante el cual se le da la razón a Ana Romero de poder cambiar su identidad sexual y nombre. Por esta resolución no se acaba del mundo, ni comienza la extinción de la humanidad, solo hay que respetar. No se trata de creencias.

He leído muchos comentarios por Internet sobre la ideología de género que, supuestamente, estará en el Currículo Nacional de Educación Básica 2017 del Ministerio de Educación. Al respecto ha surgido una campaña denominada “Con mis hijos no te metas”, promovida por los mismos que están en contra del aborto, de la unión civil, de todo lo que no aguante su doble moral.

Sobre las libertades, considero que el Estado no puede prohibirte ni obligarte a sentirte diferente, por lo que si a los niños en las escuelas les deben enseñar sobre la igualdad de género o la ideología de género, que lo hagan desde ambas perspectivas, desde lo genético y lo social, ampliándoles las posibilidades de su libertad y no dictándoles -cual paporreta- que solo existen hombres y mujeres.

Ojalá que la educación nacional experimente un cambio, que se modernice, que se abolan los renglones morales, que no se rija por las malas experiencias de quienes nos gobiernan, sino por darles más información a quienes tarde o temprano manejarán al país. “La verdad os hará libres”, decían en el colegio católico donde estudié, entonces, no la recorten. 

tags