Temas

Opinión

La Victoria, el reino del caos

Cabría preguntarse por qué la gente vota tan mal en este distrito

15 de Marzo del 2017 - 07:06 Iván Slocovich

Si existe en Lima un distrito que lleva décadas de caos y corrupción por obra y gracia de las malas autoridades ediles que eligen sus vecinos por razones difíciles de entender, ese es sin duda La Victoria, hoy en manos de un alcalde para el olvido como Elías Cubas, elegido por Solidaridad Nacional, cuya gestión pasará a la historia por la lotización de las calles de Gamarra, previo pago a funcionarios corruptos vinculados incluso con el hijo del burgomaestre.

Basta visitar el emporio textil para darse cuenta de que ahí los informales hacen lo que les da la gana mientras la autoridad edil se dedica a cualquier cosa, menos a poner orden. Hace pocos días un programa de televisión mostró a un funcionario que, desde dentro de un local municipal, cobraba 300 soles a un supuesto comerciante a fin de “asignarle” unos metros cuadrados de vía pública para que ofrezca sus productos.

Hace poco se denunció que el hijo del alcalde también hacía su “cachuelo” cobrando cupos a los informales que han ocupado las calles, de la misma forma como se permite que los vehículos de los trabajadores de diferentes establecimientos formales estacionen en la estrecha berma central de la avenida Nicolás Arriola. ¿Y la autoridad edil? Bien, gracias. Lo mismo pasa con los eternos vendedores de autos de segunda mano que han tomado la zona.

Pero más allá del drama que día a día viven los victorianos, cabría preguntarse por qué la gente vota tan mal en este distrito, donde decenas de vecinos se pelean por ser alcaldes. Habría que ver nomás cuántos precandidatos existen por cada agrupación política antes de cada elección. Recuerdo que el PPC y Solidaridad tenían al menos cinco aspirantes a postulantes al sillón edil de La Victoria. Al final, inexplicablemente, eligieron a su actual autoridad municipal.

Volviendo a Gamarra, se supone que una forma de ampliar el negocio de los comerciantes es atrayendo nuevos clientes y hasta a empresas locales y extranjeras interesadas en adquirir productos al por mayor. Habría que preguntarse si con el desmadre que muestra esa zona de La Victoria por la corrupción y la ineficiencia edil, a lo que hay que sumar la delincuencia, habrá mucha gente que quiera darse una vuelta para mover grandes cantidades de dinero.

tags