Temas

Opinión
María del Pilar Tello

María del Pilar Tello

Las encuestas del error

​Las encuestadoras dijeron que ganaría Hillary Clinton, pero más de un millón de votantes del candidato republicano se invisibilizaron para ocultar su rechazo a los políticos, encarnados en la lideresa demócrata.

12 de Noviembre del 2016 - 08:30 María del Pilar Tello

Pocos dudan del gran poder de las empresas encuestadoras que miden opiniones y percepciones. Los políticos viven atentos a su aceptación, los gobernantes esperan su aprobación para ver la suerte de su oferta electoral. Más allá de números y cifras frías, reflejan sentimientos e influyen en la decisiones y no solo en época de elecciones. Son un poder, no una simple referencia a pesar de que sus instrumentos de medición tienen siempre margen de error.

Pero el gran error sorprende y les hace perder confianza y credibilidad. No solo tenemos el shock de la inesperada victoria de Donald Trump, que pone a la cabeza de la gran potencia a un hombre intemperante y avasallador en temas sensibles, que hace temer por la forma en que ejercerá su liderazgo mundial. Las encuestadoras dijeron que ganaría Hillary Clinton, pero más de un millón de votantes del candidato republicano se invisibilizaron para ocultar su rechazo a los políticos, encarnados en la lideresa demócrata. No declararon su voto vergonzante ni los encuestadores los vieron venir, no los contaron en sus pronósticos. No intuyeron esa inmensa masa que votó contra Clinton más que a favor de Trump.

Medios y encuestas no leyeron el espíritu de la gente, se quedaron en las cifras. Y no es la primera vez. Este 2016 tuvimos dos grandes decepciones. Nos dijeron categóricamente que el Brexit sería rechazado, pero fue aceptado con gran pena para la Unión Europea. Igual sucedió con el plebiscito colombiano trascendental para esa nación y para el continente. Nos dijeron que aceptarían la paz, pero ganó el No. El pueblo entendió que se favorecía a las FARC.

Es hora que las encuestadoras perfeccionen sus técnicas de medición o que reconozcan más profundamente a los votantes. Que refinen sus pronósticos. Si no lo hacen, no servirán.