Temas

Opinión
Eugenio D'Medina Lora

Eugenio D'Medina Lora

Levantémonos

​Los desastres naturales de este año dejarán seguramente varias lecciones. Pero hay una en especial: somos un país vulnerable ante las calamidades.

18 de Marzo del 2017 - 08:42 Eugenio D'Medina Lora

Los desastres naturales de este año dejarán seguramente varias lecciones. Pero hay una en especial: somos un país vulnerable ante las calamidades. No quiero ni pensar lo que nos haría un terremoto grado ocho como los que azotaron hace unos años a Santiago de Chile, aquí cerquita.La naturaleza nos despierta del sueño y nos muestra al mundo con nuestras verdaderas debilidades, producto de décadas de improvisación y de hacer las cosas a la criolla. Un país más cerca del África Subsahariana que de la OCDE, como gusta pensar a los habitués de eventos y cócteles en nuestros lujosos centros empresariales. Y no es solo la falta de previsión de desastres ni culpa del gobierno de turno. Es fácil acusar a la cabeza de turco de turno. No, no es solo eso. Es todo. Es la indolencia de la gente para participar en simulacros. Es la desidia gubernamental para seguir dejando pasar las invasiones y el crecimiento anárquico de nuestras ciudades. Es la ausencia de planeamiento urbano. Es la criollada del peruano. Repito, es todo.Es momento de tomar decisiones firmes y redirigir los recursos públicos y, también, los privados. Es tiempo de parar elefantes blancos como los Juegos Panamericanos o la refinería de Talara y no solamente reconstruir el norte. Es preciso avanzar más allá modernizando las ciudades devastadas, incluyendo a Lima.¿Por qué normalmente son gente pobre los damnificados? Porque viven en condiciones precarias, en lugares vulnerables a las calamidades. Así se simple. Modernicemos las urbes, que hoy acogen al 80% de los peruanos. Basta entrar al aeropuerto Jorge Chávez y observar la precariedad de nuestras construcciones, y lo feo que luce nuestra capital con tan solo acercarse a ella. Usemos esta desgracia para cambiar las cosas. No nos rindamos, porque problemas pueden ser oportunidades, pero aprovechémoslas. No más Piscos. No más Yungays. Levantémonos.

tags