Temas

Opinión

Londres, otra vez

Algunos creyeron que la ciudad de Londres había dejado de ser blanco del terrorismo internacional

16 de Septiembre del 2017 - 08:10 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Algunos creyeron que la ciudad de Londres había dejado de ser blanco del terrorismo internacional, que la flageló con cuatro atentados en los últimos meses, pero eso no ha sido así. El reciente ataque perpetrado en el subterráneo del Metro de la capital del Reino Unido, el cual ha cobrado 29 heridos, no solamente recuerda el drama del atentado de 2005 en este país, cuando murieron 52 personas, sino que, además, confirma que el yihadismo no dejará en paz a Londres y, por lógica extensión, a París, Barcelona o Madrid, que han sufrido los impactos de la barbarie extremista en los últimos tiempos. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte mantienen un compromiso muy importante con la acción internacional contra el terrorismo que viene llevando adelante Estados Unidos de América, lo cual confirma que Londres y Washington son aliados históricos sin discusión. Sin embargo, su eficacia no se verá si acaso el enfrentamiento contra el yihadismo no se realiza desde la raíz, con una firme acción de coordinación a nivel planetaria liderada por las Naciones Unidas, que no termina de cuajar en su rol prioritario consagrado en la Carta de San Francisco de 1945, la cual establece como tarea fundamental de este sujeto del derecho internacional, el mantenimiento de la paz y tranquilidad en el mundo. Lo que acaba de suceder en Londres constituye para el Reino Unido y su gobierno conservador un nuevo golpe político que vuelve a menoscabar a la Primera Ministra, Theresa May, quien aún no terminaba de asimilar la impronta de los atentados de los últimos meses que dejaron sin oxígeno al gobierno. Por ello, los lobos solitarios siguen burlándose de la inteligencia británica y poniendo en jaque al país. El desconcierto, entonces, es muy grande y la sociedad internacional, que estaba consternada en los últimos días por las amenazas de Corea del Norte, ahora debe experimentar lo que vuelve a infligir violentamente el terrorismo del Estado Islámico, que se ha atribuido el atentado. 

tags