Temas

Opinión
Juan Carlos Gambirazio

Juan Carlos Gambirazio

LOS CONSEJOS DEL ALCALDE

Cuando la necesidad impera, cuando la emergencia copa el interés nacional, cualquier llamado que busque soluciones, cualquier propuesta que insinúe un mínimo efecto de alivio para el temporal será atendida, tomada en cuenta y hasta identificada como eficaz.

19 de Marzo del 2017 - 07:34 Juan Carlos Gambirazio

Cuando la necesidad impera, cuando la emergencia copa el interés nacional, cualquier llamado que busque soluciones, cualquier propuesta que insinúe un mínimo efecto de alivio para el temporal será atendida, tomada en cuenta y hasta identificada como eficaz.

El país atraviesa un momento límite, la naturaleza arremete con su fuerza implacable contra un país que nunca está listo para nada, y las voces de la sabiduría, los embajadores de la cordura, no tardan en salir y tomar la palabra para postular soluciones con la suficiencia que sus cargos les conceden y la suficiencia moral que creen tener gracias al poder que ostentan.

Uno de ellos, y quizás el más entusiasta de todos, es el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, quien tuvo la genial idea de sugerir que los recursos que se tiene previsto dedicar a la organización de los Juegos Panamericanos Lima 2019 sean empleados para la reconstrucción del norte y buena parte de la capital de nuestro país, azotados con inclemencia por huaicos e inundaciones en las últimas semanas. Castañeda se pronuncia altivo, como representante de la cordura y el tino, dejando de lado su silencio recurrente.

El “mejor alcalde de todos los tiempos” debería ser más consecuente y reconocer su cuota de responsabilidad en lo que viene sucediendo. Por ejemplo, Lucho debería recordar que este año el presupuesto para la prevención de desastres que él comanda pasó de 3.9 millones a 34 millones de soles, pero este dinero está destinado a cuatro proyectos entre los que destaca un ¿mejoramiento? al malecón de la Costa Verde que equivale a 29.9 millones de soles. Otro de los presupuestos que el sagaz alcalde maneja, enfocado a la defensa de las riberas de ríos llegaba a los 27 millones de soles, pero Castañeda solo ejecutó el 7% de dicho dinero. No está de más recordar que el año pasado, el presupuesto para la prevención de desastres llegó a 71 millones de soles y el alcalde de lujo gastó el 97% de esa plata, 67 millones de soles para su adorado e imprescindible malecón.

Buena parte de lo que viene sucediendo se pudo prevenir, tal es la función del presupuesto de PREVENCIÓN de una Municipalidad. Castañeda Lossio, con su virtud para ver el futuro, evitó prevenir y se dedicó a decorar, incluso, con obras que han demostrado ser por demás innecesarias. Claro, ahora que el desastre se desata, sencillo es pedir que se destine plata del deporte para reparar ciertos daños que su gestión no tuvo la capacidad de prever. Nada es más importante que la seguridad de la sociedad, de la vida misma. Equiparar la organización de cualquier evento, sea cual sea su naturaleza, siempre estará desfasado. Si el dinero para los Panamericanos ayudara al país a salir de este desastre, pues que lo usen, pero que quede constancia de que somos un país de cartón, sin autoridad, ni capacidad para nada, quedó demostrado en 2007 y queda demostrado hoy. Adolecemos de proyección y somos gobernados por la ridiculez y el embuste. Reflexione, señor Castañeda, visite su malecón, relájese y reflexione para aprender a usar el presupuesto que la ciudad pone en sus manos.

tags