Temas

Opinión

Los hospitales públicos ante un terremoto

​El domingo último en Correo hemos puesto el dedo en la llaga al alertar sobre los devastadores efectos que podría tener un terremoto en los hospitales públicos de Lima y el interior del país, que es precisamente donde tendrían que ser atendidos, en medio de una gran crisis nacional, los miles de heridos que dejaría un remezón de gran magnitud, que podría suceder en cualquier momento.

05 de Septiembre del 2017 - 07:30 Editorial

El domingo último en Correo hemos puesto el dedo en la llaga al alertar sobre los devastadores efectos que podría tener un terremoto en los hospitales públicos de Lima y el interior del país, que es precisamente donde tendrían que ser atendidos, en medio de una gran crisis nacional, los miles de heridos que dejaría un remezón de gran magnitud, que podría suceder en cualquier momento.

Las estructuras de hospitales emblemáticos como el Dos de Mayo, Arzobispo Loayza, Sergio Bernales, Del Niño y San Bartolomé están colapsadas, y en algunos puntos amenazan con venirse abajo sin necesidad de un sismo. Y si esto pasa en Lima, habría que mirar también en las diferentes ciudades del interior, que en gran parte viven bajo la amenaza de un terremoto.

Si nos centramos en Lima, tengamos en cuenta que las cifras más optimistas prevén miles de heridos que tendrán que ser evacuados a hospitales que, tal como se encuentran hoy, no estarán en condiciones de atender a las víctimas. Los centros de salud del Estado más bien serán “damnificados” en caso ocurra un terremoto. Y eso es muy grave.

Para nadie es un secreto que cualquier ciudad del Perú no está ni mínimamente en condiciones de afrontar un terremoto como el que se espera. Sin embargo, es urgente que el Ministerio de Salud, tal como lo ha anunciado tras la nota de Correo, se ponga al frente de la labor de asegurar los hospitales, para que puedan salvar vidas en medio de la emergencia. La advertencia está hecha desde hace mucho tiempo.

tags