Temas

Opinión

Los mensajes a la izquierda y a la derecha

Perú se salvó de una segunda vuelta entre Keiko y Verónika. Pensé que se reeditaría la elección del 2006: el voto responsable contra la gran transformación; un escenario terrible, corregido y aumentado

15 de Abril del 2016 - 07:06 Jaime Chincha

Perú se salvó de una segunda vuelta entre Keiko y Verónika. Pensé que se reeditaría la elección del 2006: el voto responsable contra la gran transformación; un escenario terrible, corregido y aumentado. Pero algo cambió en esta hermosa tierra del sol. Empezó con la revocatoria a Susana: salieron los regidores de izquierda, vía sufragio popular y a ella la perdonaron. Allí se descubrió al elector sabio y equilibrado; el que saca a los hipócritas que predicaban inversión en Lima y todo lo contrario en Cajamarca. Ese voto cruzado e inteligente, hoy, hace pasar a Kuczynski y no a Mendoza.

Sí, ha ganado la derecha. Un 82% no cambiaría la Constitución, ni el modelo económico. Sabe que el Perú no puede perder tiempo y menos retroceder al pasado. Ese es un mensaje al plexo de la derecha: no hay una aceptación, cual ucase, al statu quo de hoy; sino que se piden ajustes al régimen económico que bajó la pobreza de 60% a 23% en los últimos 25 años. Agua y desagüe, vía alianzas público privadas; carreteras hasta el último tramo del país; seguridad y restituir el principio de autoridad; educación y salud de calidad, y si hay alianzas con privados, enhorabuena; trenes en costa, sierra y selva -incluidos los de cercanías- que visibilice la producción y el consumo de la clase media.

La izquierda debe entenderlo: el modelo no se negocia. La derecha debe entenderlo: sin liderazgos, el populismo volverá. Con vientos liberales en Sudamérica -Perú, Argentina, Venezuela y Brasil- la derecha debe consolidar el único modelo que da prosperidad a estas tierras: el de una economía de mercado en democracia.

tags