Temas

Opinión
Jaime Asián Domínguez

Jaime Asián Domínguez

Los regalos para Kuczynski

​El lunes fue el cumpleaños número 78 del presidente Pedro Pablo Kuczynski y se nos ocurre que podríamos alcanzarle unos regalitos, siempre en buena onda y, claro, con el respeto del caso.

06 de Octubre del 2016 - 05:38 Jaime Asián Domínguez

El lunes fue el cumpleaños número 78 del presidente Pedro Pablo Kuczynski y se nos ocurre que podríamos alcanzarle unos regalitos, siempre en buena onda y, claro, con el respeto del caso. Ojalá que la omnipresente Ángela Huatay, secretaria de prensa de Palacio, no se erice.

Así, por ejemplo, conociendo su afición por la música, podría ser una flauta traversa bien afiatada para que, mismo flautista de Hamelin, haga salir en fila a todas las ratas que pululan en los recovecos del Estado, alimentándose de la corrupción.

Algo que también le caería de perilla al Mandatario es una batuta, esa varita que usan los directores de orquesta, para dirigir a su gabinete ministerial y, desde luego, a la bancada de Peruanos Por el Kambio, de manera que sus congresistas sigan su ritmo y dejen de estar peleándose como perros y gatos, rompiendo la armonía partidaria. ¿O no, Guido Lombardi, Juan Sheput y Roberto Vieira?

Y si de libros de trata, El arte de la guerra, de Sun Tzu -estratega militar y filósofo de la antigua China-, iría perfecto en la mesa de noche del jefe de Estado a fin de que mejore su táctica en esta lucha sin cuartel con las huestes fujimoristas (que no le perdonan nada).

Un par de regalos más baratitos y precisos pueden ser un libro de chistes del “naranja” “Melcochita” y un sillón bastante cómodo, con cojines incluidos. El primero, para que deje un poco el humor inglés del que se jacta y entre a la criollada, de forma que se familiarice más con la gente y el ingenio de la calle, y el segundo para que espere bieeennn sentado el saludo de Keiko Fujimori (a casi tres meses de las elecciones y del inicio de su gobierno, la lideresa de Fuerza Popular todavía no lo busca para ese ritual protocolar de las buenas formas democráticas).

Pero ya fuera de bromas, aunque en verdad no lo son, nuestro mejor deseo es que a Kuczynski no le falten las facultades para que pueda seguir pidiendo más facultades legislativas -valga la redundancia- al Congreso de mayoría opositora y haga un exitoso gobierno, como prometió en la campaña electoral. ¡Parabienes, señor presidente de la República!