Temas

Opinión

Lucha anticorrupción: La derrota inminente

​No es casual que el Ministerio Público, primero, y la Defensoría del Pueblo, después, hayan criticado la falta de un esfuerzo más sólido e infranqueable en la lucha contra la corrupción a cargo del Gobierno y las enormes falencias que mostró el Mensaje Presidencial del 28 de julio en ese sentido

02 de Agosto del 2017 - 07:01 Francisco Cohello Puente

No es casual que el Ministerio Público, primero, y la Defensoría del Pueblo, después, hayan criticado la falta de un esfuerzo más sólido e infranqueable en la lucha contra la corrupción a cargo del Gobierno y las enormes falencias que mostró el Mensaje Presidencial del 28 de julio en ese sentido. Los casos Moreno y Chinchero son dos de las más graves situaciones que han arrinconado al régimen de PPK, que además tuvo serios deslices con la Contraloría y terminó destituyendo a las procuradoras que con tanta pompa y parafernalia había presentado un año antes como emblemas de su inquebrantable decisión de atacar este flagelo. La verdad es que en este tema no pasa nada. Y la responsabilidad no solo alcanza a un régimen elefantiásico en la toma de sus decisiones y una ministra como Marisol Pérez Tello, acomodaticia, anodina y sin liderazgo, sino a los otros dos estamentos fundamentales de esta causa: La Fiscalía y el Poder Judicial. La primera libra una sorda lucha intestina entre los fiscales Hamilton Castro y Germán Juárez Atoche, en la que se confunden los egos con los tecnicismos legales; y el segundo, el PJ, no sabe cómo hacer para que el sistema especializado asuma de manera independiente los casos que otros juzgados se sienten con el derecho de preservar. No hay tampoco, en estos dos casos, un liderazgo firme: Pablo Sánchez y Duberlí Rodríguez son dos fantasmas meditabundos que balbucean opiniones genéricas e inconsistentes, mientras los investigados disfrutan de sus bienes ilícitos y le pintan la cara a jueces y fiscales. Si a ellos les sumamos este Presidente despistado y bailarín, que no tiene reparos en volarse a procuradoras probas, el pronóstico es de terror. Por lo pronto, Nadine y Ollanta saldrán y se fugarán con la permisividad de la Sala Sahuanay y Félix Moreno seguirá disfrutando de sus vacaciones.

tags