Temas

Opinión

Marcha por la paz

​Recuerdo que hace más o menos unos 8 años se realizó en Trujillo, en La Libertad, una marcha por la paz, denominada así por la ola delincuencial que azotaba la ciudad.

02 de Septiembre del 2016 - 03:35 Renato Sandoval

Recuerdo que hace más o menos unos 8 años se realizó en Trujillo, en La Libertad, una marcha por la paz, denominada así por la ola delincuencial que azotaba la ciudad. Trae a mi memoria que dicha caminata estuvo liderada por monseñor Miguel Cabrejos, acompañado por otras autoridades locales y regionales. Al pasar el tiempo, todo ha cambiado, para mal.

Por ese entonces, este fenómeno social atacaba a los negocios y las muertes estaban a la orden del día en una guerra de bandas que muchos preferían ver de costado, desde la tribuna, como si las balas nunca cambiarán de dirección. Se equivocaron. Ahora no solo los empresarios deben pagar cupos, sino que las mismas autoridades están siendo amenazadas por los extorsionadores.

Nos estamos convirtiendo en una ciudad donde el crimen está institucionalizado, donde la marcha atrás costará varios años más de planificación contra el hampa. Es verdad, aunque cueste decirlo, por eso cada vez que cae una banda delincuencial no solo acusan y procesan a gente de malvivir, sino a otros de uniforme y algunos de saco y corbata que se desempeñan en el Ministerio Público y el Poder Judicial.

Recién esta administración de Pedro Pablo Kuczynski ha tomado consciencia de que la seguridad ciudadana debe estar incluida en el plan Bicentenario de 2021. Pero, yo les cuento que la marcha por la paz en Trujillo fue hace unos 8 años, cuando todos creían que se trataba de una problemática netamente regional. La delincuencia nos lleva más de este tiempo de penetración en las instituciones públicas y privadas.

Ojalá que la estrategia de combatir al crimen institucionalizado comience por un trabajo de profilaxis a corto plazo en las entidades que, supuestamente, son más fáciles de actuar por la dependencia directa con el Gobierno Central. Si no se comienza por allí, hasta en la próxima marcha por la paz habrá infiltrados del hampa.

Renato Sandoval

Renato Sandoval