Temas

Opinión
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

MARRUECOS Y EL ÁFRICA DE LA ESPERANZA

Escribo la columna de hoy desde Dakhla, en pleno desierto del Sahara marroquí, el extremo más austral del Reino de Marruecos, uno de los países africanos más emergentes -34 millones de habitantes, mayoritariamente joven, árabe musulmán, con cerca de 6 millones de hispanohablantes.

19 de Marzo del 2017 - 07:42 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Escribo la columna de hoy desde Dakhla, en pleno desierto del Sahara marroquí, el extremo más austral del Reino de Marruecos, uno de los países africanos más emergentes -34 millones de habitantes, mayoritariamente joven, árabe musulmán, con cerca de 6 millones de hispanohablantes. Aquí, en esta recóndita ciudad atlántica que sí sabe administrar la carestía del agua, por tercer año consecutivo se realiza el CRANS MONTANA FORUM, el megaencuentro internacional de gobernantes, académicos y sociedad civil que ha superado el impresionante número de 1000 delegados, venidos de todos los rincones del planeta, y cuyo eje temático, esta vez, es “La nueva África del siglo XXI”.

Marruecos no es bueno solamente por sus camellos que por cierto años atrás nos donó. No. Su crecimiento anual del 4.5% es impresionante. Sabe administrar y muy bien su imagen internacional. Últimamente fue sede de la COP 22 en Marraquech (2016) y en estas tierras (2005) se gestó la cumbre de América Latina y los países árabes - ASPA, desarrollada en Lima (2012). Lleva 53 años de relaciones diplomáticas con el Perú y en el 2004 la visita del rey Mohamed VI a nuestro país fue la primera de un jefe de Estado árabe y africano. En la cosmopolita Casablanca donde se mueve gran parte de la economía marroquí, el Perú cuenta una oficina comercial y eso es bueno. Marruecos, que acaba de volver en 2016 a la Unión Africana -fue su fundador en 1964-, busca la proyección de este importante continente, rico en recursos pero históricamente olvidado por la comunidad planetaria que lo desatendió y hasta arrasó en el pasado. La seguridad aquí es impresionante, buscando -como dijo Su Majestad en su mensaje para el fórum: “…la propagación del moderado Islam del término medio y la lucha contra el pensamiento extremista…”, siendo el Estado árabe más occidentalizado. Marruecos sabe invertir en su política exterior y coloca a África en el centro de sus políticas de Estado.

tags