Temas

Opinión
Iván Slocovich

Iván Slocovich

“Muerte civil”

​Es de esperarse que a la brevedad posible sea aprobado por el pleno del Congreso el proyecto del legislador fujimorista Héctor Becerril para declarar la “muerte civil” de los condenados por los graves delitos de terrorismo y apología del terrorismo, como una forma de limpieza y de dejar fuera de la posibilidad de ingresar a laborar en el Estado a aquellas personas que con fusil y dinamita, y con su apoyo a acciones criminales, trataron de imponerse ante el resto de peruanos.

10 de Noviembre del 2016 - 04:26 Iván Slocovich

Es de esperarse que a la brevedad posible sea aprobado por el pleno del Congreso el proyecto del legislador fujimorista Héctor Becerril para declarar la “muerte civil” de los condenados por los graves delitos de terrorismo y apología del terrorismo, como una forma de limpieza y de dejar fuera de la posibilidad de ingresar a laborar en el Estado a aquellas personas que con fusil y dinamita, y con su apoyo a acciones criminales, trataron de imponerse ante el resto de peruanos.

Sería un absurdo que, por más que haya cumplido su condena, gente que quiso hacer estallar al Estado sea parte de él. Que se vayan a su casa a regar sus plantas o a cuidar a sus hijos, pero que no se aproximen a un trabajo de “servicio público” que bien puede ser confiado a personas que no cargan sobre sus espaldas los cuerpos de 30 mil peruanos eliminados por la “ideología” que nos quisieron imponer con una pistola rastrillada sobre nuestras cabezas.

Tenemos como antecedente una ley dada por el Congreso en 2012 que deja fuera de la labor docente y administrativa en colegios a sentenciados por terrorismo y abuso sexual. Sería ideal hacerla extensiva a todo el Estado, por más que miembros de una conocida ONG de por ahí haya puesto el grito en el cielo por la norma de hace cuatro años, sacando cara por quienes dice tienen derecho a reintegrarse a la sociedad tras cumplir sus penas. Bueno, allá ellos.

Ojalá que sin dar muchas vueltas el izquierdista Frente Amplio decida al fin tener una postura enérgica contra el terrorismo y apoye con sus votos la propuesta del legislador Becerril, por más que hace poco la congresista Marisa Glave haya sacado cara por un condenado que integró la banda criminal MRTA que días atrás apareció como colaborador de una revista dirigida por la actual pareja sentimental de la excandidata presidencial Verónika Mendoza.

Un Estado que ha sido golpeado brutalmente por dos grupos criminales tiene el derecho de protegerse acá y en cualquier parte del mundo, especialmente cuando los miembros de estas bandas andan rondando con ayuda de sus amigos para lavarse la cara y hacerse un espacio. Sería suicida dejar que esta gente, por más que diga que está arrepentida, ingrese al sector público. Si se habla de “muerte civil” para corruptos, lo cual está muy bien, ¿por qué no para terroristas?