Temas

Opinión

“NACIONALISTAS”

​Ahora que están en prisión preventiva, imagino que el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia podrán meditar mucho y darse cuenta de lo alucinante y absurda que fue su prédica “nacionalista”, esa con la que engañaron a millones de peruanos, si al final iban a ser enviados a la cárcel acusados de recibir dinero sucio de Brasil y Venezuela, cuyos gobiernos pestilentes los querían acercar a su órbita “progre”.

17 de Julio del 2017 - 07:30 Iván Slocovich

Ahora que están en prisión preventiva, imagino que el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia podrán meditar mucho y darse cuenta de lo alucinante y absurda que fue su prédica “nacionalista”, esa con la que engañaron a millones de peruanos, si al final iban a ser enviados a la cárcel acusados de recibir dinero sucio de Brasil y Venezuela, cuyos gobiernos pestilentes los querían acercar a su órbita “progre”.

Humala y Nadine, los que nos hablaban de “nacionalismo” y “amor por el Perú”, no dudaron en arrodillarse ante los petrodólares de Hugo Chávez con tal de tener fondos no para la campaña, sino para pagar las cuentas de la casa, los colegios, los viajes y las frivolidades. No importaba si el Perú quedaba empeñado a una dictadura impresentable como la de Venezuela, como lo estuvo entre 2011 y 2016, con tal de poder reventar con tranquilidad la tarjeta de crédito.

Luego, como no ganaron en 2006, los esposos trataron de quitarse el mote de “chavistas” que el propio incondicional premier humalista Pedro Cateriano ha reconocido, aliándose con el brasileño Lula da Silva, el patriarca de la corrupción y la trafa en América Latina, quien a través de Odebrecht y sembrando al publicista apodado “Luis Favre”, en 2011 también metió sus manos en la campaña de quienes se promocionaban como “nacionalistas”.

Y claro, si estas cosas eran denunciadas, como lo fueron en su momento, de inmediato los “nacionalistas”, tan pulcros ellos, culpaban a los rivales políticos y salían a gritar que todo era una “patraña” para impedir que luchen contra la pobreza y se la jueguen por una “inclusión social” que más bien se hizo efectiva con los Humala-Heredia, pues gracias al “apoyo” externo dejaron de vivir con la modesta pero digna pensión de teniente coronel retirado del Ejército.

Así pues, tenemos que, por culpa de los “nacionalistas” Humala y Heredia, dos países extranjeros y además manejados por gobiernos corruptos fueron protagonistas en nuestra política. Tremendo absurdo que solo pudo ser consumado gracias al apoyo de quienes hoy son incapaces de ofrecer un mea culpa y de afirmar que se equivocaron al hacer campaña por los hoy caídos en una desgracia que es también la de todo el Perú.

tags