Temas

Opinión

​​“No es obstrucción faltar a citación”

¿Qué justifica esa excepcionalidad? La propia ley responde y dice que tienen que conjugarse, copulativamente, tres elementos esenciales

15 de Julio del 2017 - 08:15 Anibal Quiroga

De manera singular, se acaba de ordenar la detención preventiva de un reciente expresidente y de su no menos influyente cónyuge, en el curso de un proceso judicial. La pregunta es si tal medida se justifica razonablemente, criterio que es muy diferente de la mera evaluación política e, inclusive, de la mediática.

Este acto es una excepción al principio constitucional. ¿Qué justifica esa excepcionalidad? La propia ley responde y dice que tienen que conjugarse, copulativamente, tres elementos esenciales: un pronóstico de pena por la gravedad de los hechos y el aporte probatorio que sindique una sanción mayor a cuatro años de prisión efectiva, un pronóstico de fuga para eludir a la justicia y la posibilidad de afectar el bagaje probatorio.

Escuchamos que hay graves y posiblemente contundentes pruebas en otro proceso penal que han sido extrapoladas a esta investigación, haciéndose una inferencia simple: si en el otro proceso se alteraron pruebas, es posible que en este también. Pero lo que no resiste análisis alguno es que se diga que hay obstrucción a la justicia porque se faltó a una citación fiscal, cuando se permite solicitar reprogramación. Tampoco es sostenible que se alegue que hay “peligro de fuga” porque un procesado da poder para permitir el viaje de 2 de sus 3 hijos y, menos aún, que el viaje de estudios de dos hijos sea un razonable pronóstico de fuga o el que los menores tengan ahorros con sumas de dinero para garantizar sus estudios superiores.

Si bien los fiscales hablan de la interdicción de la impunidad, y el que todos somos iguales ante la ley, eso no habilita a que se proceda contra el principio de interdicción de la arbitrariedad.

tags

    Más de Anibal Quiroga