Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Ricardo V. Lago

Ricardo V. Lago

Invitado por el Director

Poniendo los puntos sobre las íes

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Comienzo comentando algunas de las afirmaciones de Don Mario Vargas Llosa en su artículo Retorno a la dictadura publicado el 24 de abril en El País.

Nos dice Don Mario: "No tengo duda alguna de que elegir presidenta del Perú a Keiko Fujimori sería la más grave equivocación que podría cometer el pueblo peruano. Equivaldría a legitimar la peor dictadura que hemos padecido"; "el desarrollo económico que, desde hace 10 años, había convertido al Perú en el país que progresaba más rápido en toda América Latina"; "Ollanta Humala..... Su antigua simpatía por....Velasco y Hugo Chávez justifican los recelos de... una ola de estatizaciones que hundiera nuestras industrias y ahuyentara a las empresas e inversores que, en los últimos 10 años, han contribuido de manera decisiva".

Mi comentario es que Humala sigue siendo el mismo Ollanta, el de los dos intentos de golpe de Estado, y Fujimori es Keiko no Alberto. "El hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él" (Ezekiel 18:20, siglo VI  a.C.)Alberto Fujimori dio un golpe de Estado en abril de 1992, hecho condenable y repulsivo. Después, ante el ostracismo y bajo la presión internacional, instrumentalizada a través de la OEA, Fujimori convocó a Congreso Constituyente.

Las elecciones al Congreso fueron supervisadas y avaladas  por varios centenares de observadores de la OEA. De ahí se redactó una nueva Constitución, en cuyo capítulo económico asesoraron un nutrido grupo de liberales, entre otros, gente de la talla de Alan Walters y Allan Meltzer, en una conferencia con los nuevos congresistas en el Hotel El Pueblo en 1993, organizada por el Banco Mundial de la que fui testigo.

Dicha Constitución ha sido clave en el proceso de reforma económica del Perú. La reforma se inicia el 8 de agosto de 1990 y abarca hasta 1996, no se inicia en el 2000 como afirma Don Mario. Desde 1996, se ha hecho bastante poco en materia de reforma e incluso ha habido grandes  retrocesos. En eso hay consenso en los análisis de los organismos internacionales y los servicios de estudios de los bancos de inversión.

Algunos de los peores retrocesos fueron durante el caótico gobierno de Toledo, como la regionalización y la ley soporte del robo de las azucareras. Nadie puede reescribir la historia, ni aunque sea Premio Nobel. Si Don Mario afirma que el origen del crecimiento del Perú  y la reducción de la pobreza radican en la política económica desde el 2000, es que no se ha documentado sobre el tema.

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia, de la que Don Mario es miembro de número, el término dictadura  encaja para el periodo entre abril a diciembre de 1992. El resto del gobierno de Fujimori, el politicólogo antifujimorista Steven Levitsky lo ha caracterizado como un "autoritarismo competitivo", no una dictadura. Es doloroso tener que decir todo esto sobre el artículo de Don Mario, a quien admiro como escritor y pensador, aunque no cuando opina sobre Perú.

Hace catorce días, desde esta columna, envié una carta al directorio de Proética pidiendo que me confirmaran una de dos: que según el Índice de Percepción de la Corrupción que calcula Transparencia Internacional   (institución de la que Proética es el capítulo peruano) los años de Fujimori fueron menos desfavorables en relación a los tres de los gobiernos siguientes; o bien que el índice no sirve para medir la corrupción. Resumiendo, su respuesta es que optan por lo segundo.

De manera que ya saben, lectores, no utilicen el Índice de Percepción de la Corrupción que elabora, y publica a bombo y platillo, Transparencia Internacional, porque Proética lo desecha como variable de aproximación a la corrupción.Pueden encontrar mi carta y la respuesta de Proética en mi Blog El Nuevo Sol (http://goo.gl/BeX0g ). Me acaban de informar que también arremete contra mi carta José Ugaz, fundador de Proética, en el semanario  "azucarero" Caretas.

Contestaré a José, a quien conozco y por quien tengo afecto, por separado cuando analice su misiva. Les resumo la respuesta de Proética con las frases más relevantes:Proética dice que: "Para determinar niveles de corrupción es necesario analizar otras fuentes que no sean sólo las percepciones de las personas en general"; "Todas las encuestas que alimentan al IPC son dirigidas a personas con conocimiento privilegiado, pero no representan a la población del país"; "Frente a esta opinión ‘experta’, pero sesgada, la Encuesta Nacional sobre Corrupción de Proética muestra que ante la pregunta ¿en qué gobierno considera usted que hubo más corrupción?, la población coincide en señalar al gobierno de Fujimori como el más corrupto"; "Los escándalos que se destaparon durante los años siguientes involucrando al gobierno democráticamente elegido, los cuales fueron ampliamente cubiertos y seguidos por los medios de comunicación (que ya no estaban comprados por el régimen) habrían contribuido a agravar la pendiente (del IPC)"¿Otras fuentes? ¿Las hay? ¿Y por qué no las utiliza Transparencia Internacional en su Índice?

Señores, cómo es eso de tirar a la basura el Índice de TI porque no apoya sus tesis; hay 132,000 trabajos y 26,500 libros de investigación sobre el Índice de Percepción de la Corrupción como variable para evaluar la corrupción, hagan la búsqueda en Google Scholar y Google Books y lo constatarán. Sobre preguntar a los expertos y excluir a los inexpertos, efectivamente, hay que obtener la información de los que  tratan o contratan con los tiburones y las barracudas no con las anchovetas. La población está mediatizada por lo que ve en la televisión  y lee en los diarios. En cambio, los del "conocimiento privilegiado" tienen información directa, de primera mano.

¿Quién les ha dado a ustedes los datos de la corrupción verdadera de todos los gobiernos para poder calcular el supuesto sesgo de la opinión de los expertos? ¿La  Providencia? ¿Cómo es eso de que con la opinión inexperta se elimina el sesgo? Están en su derecho de adjudicar a Fujimori los IPCs de hasta el 2002, que son todos mejores que el promedio, ¿pretenden encajarle también los registros bastante peores a partir del 2002? Y claro, ¡cómo no!

Ustedes tienen otra encuesta mejor. ¿Y por qué no utiliza TI, su franquiciador, dicha encuesta de Proética, el franquiciado, siendo ésta mejor e insesgada? Su argumentación me recuerda a la metodología marxista, pero no la de Karl Marx sino la de Groucho Marx: "Estos son mis principios, pero si no le gustan aquí tengo otros"; substituyan principios por encuestas y ahí tienen. Su "otro índice" es una versión de lo que en  filosofía se conoce como la falacia del argumentum ad populum: mi encuesta, y no las otras, es la voz del pueblo; y lo que dice el pueblo es la verdad.

Transparencia Internacional ha hecho su trabajo y bien, selecciona con esmero las encuestas que considera más idóneas.Toda su argumentación es perfectamente caprichosa. Ustedes siempre ganan: si no les gusta lo que dice el índice o bien cambian de índice o bien le dan una interpretación conveniente, o bien lo contaminan y descontaminan por tramos. Es una versión criolla y cantinflesca de la Paradoja de Protágoras por apelar al más famoso de los sofistas.

¿Saben qué? Sugiero que cambien el nombre de Pro-ética a Pro-tágoras.Finalmente, unos comentarios sobre el artículo publicado por Don Álvaro Vargas Llosa el domingo pasado en La República titulado 19 razones para votar por Humala. Entiendo sus críticas al fujimorismo, lo que me parece incompresible es su apología de Humala.

Aquí van unos extractos: " 9] Con Ollanta, hay mayor garantía democrática. Si él comete un exceso, la derecha le saltará al cuello; 10] Con Ollanta, el modelo podría adquirir más legitimidad social. Si Ollanta, bajo presión, da el salto definitivo, el Perú se sumará a una lista de vanguardia; 11] Con Ollanta –y suponiendo su modernización definitiva– cerraremos el paso a futuros caudillos populistas. 12] Las peores derrotas de Hugo Chávez no se las ha infligido la derecha sino la izquierda".Siguiendo con los sofismas, los argumentos del coautor de los libros El manual del perfecto idiota latinoamericano y El regreso del idiota, me dejan curado de espanto. Debería de ser cuidadoso con sus títulos Don Álvaro, porque a veces hasta le pueden rebotar a uno en la cara.. 

  • Jorge Salazar Aráoz 171
    Santa Catalina, Lima 13 - Perú

  • Central: +51-1 631-1111

  • Tráfico

  • logo

  • Asociado a:

  • logo

Un producto de Empresa Periodística Nacional - Todos los derechos reservados 2014