Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Ricardo V. Lago

Ricardo V. Lago

Invitado por el Director

Plan y equipo tumba-economías

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Dedico estas líneas a las víctimas del terrorismo y sus familiares y a los ciudadanos que reconocen que sus DD.HH. se revaluaron con la derrota del terrorismo en los 90. Tengan la seguridad de que mis puntos de vista son independientes. Declaro bajo juramento que ni he estado ni estoy sujeto a contrato ni he recibido ni recibiré pago alguno directa o indirectamente de ninguna campaña. 

En el debate del pasado domingo entre los técnicos de Gana Perú y Fuerza 2011, Félix Jiménez y Kurt Burneo mencionaron que Alberto Fujimori habría amasado un patrimonio de 600 millones de dólares mediante corrupción, de acuerdo con la ONG anticorrupción alemana Transparencia Internacional (TI).

¿De dónde sale dicha cifra? Del Informe sobre la Corrupción Global de TI 2004 (pág. 27):
http://www.transparency.org/publications/gcr/gcr_2004 
¿Y saben cuál es la fuente que cita TI? Pues el Informe del fiscal peruano anticorrupción para el caso Fujimori-Montesinos. ¿Y en qué se sustenta el Informe del fiscal? En una investigación que el gobierno encargó a la mejor  agencia de investigación estadounidense, la Kroll. ¿Y qué dice el Informe Kroll?

No lo sabemos, porque el Poder Judicial se ha negado a hacerlo público. Vean la noticia de Andina del 6 enero del 2007:
"La Corte Superior confirmó así el fallo del 63° Juzgado Civil de Lima, que declaró improcedente la entrega del 'Informe Kroll', que se elaboró en  2002, a petición del gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006)".
¿Qué se quiere ocultar a la población? ¿Por qué? Mi conjetura es que se oculta el Informe Kroll porque no sustenta ni esa cifra ni otra cercana. Para salir de dudas, ¿no debería el Poder Judicial hacer público el Informe Kroll antes de las elecciones?

Paso ahora al debate sobre los programas económicos. No encontré mayor discrepancia de enfoques, con la salvedad de que Gana Perú dejó claro que Humala trataría de cambiar artículos de la Constitución para dar cabida a un rol más activo del Estado en la economía. El problema que yo veo con los cambios a la Carta Magna es que abren una caja de Pandora, y uno no sabe a priori cuál sería su dirección y alcance. Se echa por la borda, además, la solidez y claridad del capítulo económico de la Constitución del 93, que ha hecho posible que la economía peruana crezca 18 años a una tasa promedio del 5.5%, mientras que durante los 13 años de vigencia de la Constitución del 79, la economía creció sólo al 0.5%, es decir, 11 veces menos. Y eso que las condiciones iniciales del Perú, en lo económico y en cuanto al terrorismo, eran muchísimo peores en 1990-92 que en 1979-80.  

En política social, lo que Gana Perú plantea conceder -Pensión 65- a los jubilados de pocos ingresos, Fuerza 2011 se dispone a hacer lo mismo a través del programa Juntos. La diferencia entre ambos enfoques es que Pension 65 reduce los incentivos para ahorrar para la jubilación y no desincentiva la informalización. ¿Si el Estado me dará en cualquier caso una pensión mínima, mejor ahorro por mi cuenta fuera del sistema? En tanto que, al hacerlo, mediante una generalización de Bono Gratitud a través de Juntos, como propone Fuerza 2011, el esquema es por definición una subvención transitoria, lo que incentiva el ahorro previsional formal y la formalización. Y eso es precisamente de lo que trata la "ciencia económica": de la utilización de incentivos para asignar recursos inevitablemente escasos a sus usos más eficientes. 

La estabilidad en las "reglas del juego" -para inversionistas, trabajadores, empresarios y consumidores- en cuanto a dichos incentivos es la clave para el mantenimiento de la confianza, la inversión y por ende el crecimiento económico. Sin duda que el Estado tiene un rol redistributivo en que, hasta la fecha, su acción ha dejado mucho que desear. Ambas campañas parten de esa base y proponen una política social más proactiva.

Del domingo al miércoles, el último programa edulcorado de Gana Perú y el único de Fuerza 2011 eran primos hermanos. Sin embargo, el miércoles el vocero humalista Javier Diez Canseco nos sorprendió con un categórico pronunciamiento a Rosa María Palacios de que el programa inicial de diciembre es el que prevalece. De manera que volvemos al plan del activismo estatal, del cuestionamiento de los TLC vigentes, del proteccionismo, de la marginalización de los ahorros en las AFP, etc., etc. Programa que sin duda requiere no pequeños cambios a la Constitución, sino un nuevo capítulo económico. Cambiar algo que funciona bien es equivocado. Cambiar una Constitución que favorece el progreso económico y social significa desconocer toda la investigación económica -desde Adam Smith hasta Douglas North- sobre el rol determinante de las instituciones en la prosperidad de las naciones. 

No en vano denomina Gana Perú a su programa La Gran Transformación, haciendo honor al libro homónimo que en 1944 escribió el pensador socialista Karl Polanyi, para quien "la sociedad de mercado es insostenible porque es fatalmente destructiva del contexto humano y natural en que habita... lo que hace que la transformación hacia el socialismo sea inevitable". De manera que para nosotros, los espectadores, una de dos: o  los pronunciamientos tranquilizadores de Burneo-Jiménez, el domingo, pasaron a ser historia, o hay una pugna intestina dentro del equipo de Humala en cuanto a la política económica, que estaría en veremos. 

El juicio que pueda hacer un economista u otro sobre si un programa o una política económica es bueno o malo es puramente testimonial. El único juicio relevante es el que hacen los mercados, y en éste pesan tres factores: reglas de juego de mercado claras, mínimo de incertidumbre y un equipo probado de gestores. Y es aquí donde el fiel de la balanza se inclina a favor del programa y equipo de Fuerza 2011, y en contra de los  de Gana Perú. Lo vimos en abril, cuando Humala iba a la cabeza en las encuestas, cayó la bolsa 20% en 30 días, los ahorros empezaron a fugarse a dólares, el sol se devaluó y el BCR tuvo que vender 492 millones de dólares el 27 de abril (la mayor sangría de divisas en 24 horas de la historia peruana). Esta última semana, el BCR ha publicado una nueva encuesta  empresarial que muestra que de marzo a abril hubo caída en picada en la expectativa sobre el curso de la economía (ya en tramo pesimista de 46%), las ventas y la contratación laboral. Este año la economía ya no crecerá al 7%-8% sino con suerte al 5%-5.5%. El caso es que el riesgo de que Humala llegue a la Presidencia y la incertidumbre sobre sus planes y constituciones está empezando a arruinar la economía peruana. Parte del daño ya está hecho aunque pierda. 

Félix Jiménez argumentó que el crecimiento peruano en la década del 2000 se debe a las políticas económica y monetaria que los miembros del equipo de Gana Perú pusieron en marcha durante el gobierno de Toledo, y que dichos profesionales son una garantía a futuro. Respetuosamente, estoy en desacuerdo: las reformas económicas de gran calado se realizaron entre 1990 y 1997, y en esto hay consenso entre las evaluaciones de los organismos internacionales. Entre 1992 y 2000, la economía peruana creció 51%, mientras que la región creció sólo 28%. Tampoco estoy de acuerdo con Jiménez en que el gobierno de Paniagua recibiera una mala situación económica dadas las circunstancias. La economía peruana aguantó mucho mejor que otras emergentes las fuertes sacudidas de las crisis financieras de México en 1994, Asia 1997, Rusia 1998, Argentina 2000, así como los desastres de El Niño en 1997-99. A pesar de todo ello, Paniagua recibió el país con 8 mil millones de dólares de reservas de divisas, mientras que en 1990 la caja estaba vacía.

En el gobierno de Toledo, el principal crédito en política macroeconómica es para Pedro Pablo Kuczynski. La regionalización política del 2003 fue un desastre que está centrifugando al país. En cuanto a los técnicos de Gana Perú, no voy a mencionar nombres, pero sí a decir que uno de ellos convenció al presidente García en 1985 de introducir tipos de cambio múltiples (¿se acuerdan del dólar MUC y sus parientes?) y otro fue coautor del libro El Perú Heterodoxo, que sustentó la descalabrada política económica a partir de 1985.

Después de varios meses de ausencia, envío un cordial saludo a mis amigos los taxistas de Lima, y en particular a Don Humberto Yaya, Raúl Cotrina y el Sr. Gotelli, así como a su vocero radiofónico, el amigo Koko Urbina de Taximanía.

  • Jorge Salazar Aráoz 171
    Santa Catalina, Lima 13 - Perú

  • Central: +51-1 631-1111

  • Tráfico

  • logo

  • Asociado a:

  • logo

Un producto de Empresa Periodística Nacional - Todos los derechos reservados 2014