Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Aldo Mariátegui

Aldo Mariátegui

La columna del director

Desmitificando a la CVR

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Haciendo un poco de arqueología en la web, encuentro algunos comentarios interesantemente críticos a la CVR, que vienen tanto desde la caviarada (Tanaka) hasta la socialconfusión anarcoide (Rendón). Así que no digan que quienes cuestionamos ese sesgado mamotreto ideologizado que caviares y rojos nos quieren imponer en los colegios somos "fascistas".
Aquí van:

a) Rendón encuentra unas 15 CVR en el mundo (Liberia, Sudáfrica, Kosovo, Guatemala, Perú, Argentina, El Salvador) y halla que la peruana fue la segunda más cara en el mundo y la que más costó en Latinoamérica ($19 millones). También la que más personal tuvo (500 empleados, seguramente el 99% proveniente de la izquierda. ¡Mamadera!) y una de las que más duró (la mamadera...). Solo en tres de todas estas CVR se hizo extrapolaciones de víctimas y en esas tres quien las hizo fue Patrick Ball, con su infantil método para cuantificar anchovetas, lo que arrojó números desmesurados (¡en los tres casos casi se triplicaron los números!). Ver.

2) "Sostengo que el informe de la CVR deja ver marcas de su origen político, una de las cuales hace que quede pendiente una evaluación más a fondo de la actuación de la izquierda y de sus ambigüedades respecto a la democracia representativa; y otra es que realiza una evaluación unilateral del fujimorismo, que tiene como consecuencia que no se aborde con la complejidad suficiente el dilema entre ineficacia y autoritarismo que puso sobre el tapete la experiencia de la década de los años noventa (...) La inacción de los gobiernos y de la sociedad civil frente al drama de la violencia se explica no tanto por la indiferencia y el racismo o la exclusión social, sino por problemas de marginalidad y de la privatización de los conflictos en el área (...)

Mi tesis en esta sección es que el informe de la CVR respecto a estos actores no logra desprenderse del todo de algunas de las "marcas" de su conformación: esto es, la conformación de la comisión con varios miembros clave provenientes de la izquierda (...) Sin embargo, considero que el análisis de la CVR sobre la izquierda resulta insuficiente, y que no aborda aspectos centrales de las ambigüedades mencionadas y sus consecuencias. Empiezo con una que me parece muy importante: la ambigüedad y la relación instrumental que tuvo la izquierda con otras organizaciones y espacios, como son las organizaciones sociales, las ONG, los organismos de derechos humanos y la academia (...) Una muestra de esto son los testimonios ofrecidos por Henry Pease y Javier Diez Canseco en las audiencias públicas de la CVR, realmente decepcionantes; ninguno de los dos examinó a fondo la participación de la izquierda durante los años del conflicto armado interno, sus ambigüedades frente a la violencia y la democracia representativa. ¿Por qué estas insuficiencias en el informe final de la CVR sobre la izquierda? Sostengo que la CVR expresa la falta, dentro de la izquierda, de un balance autocrítico y descarnado de su actuación durante los años del conflicto (...)

Si muchas de las muertes son producto de esos conflictos privatizados, no tenía sentido denunciarlos ante autoridades u organismos de derechos humanos. Más bien, la lógica es encubrirlos; detrás de la enorme diferencia de números no habría habido indiferencia o racismo por parte de las instituciones del Estado, sino una lógica de ocultamiento de conflictos locales por parte de los propios protagonistas. Esto ayuda a entender también el escaso entusiasmo con el informe de la CVR entre las propias víctimas del conflicto armado interno, en las zonas más afectadas por este, más allá de algunas organizaciones de familiares de desaparecidos y de organizaciones de defensa de los derechos humanos. Esto nos permite también reexaminar la discusión sobre la supuesta 'indiferencia' de la sociedad peruana ante las muertes que ocurrían en el campo, y el supuesto racismo que expresaría. Se dice que los habitantes en los centros urbanos solo reaccionaron en el momento final del conflicto, y que ello sería expresión de racismo. La relación entre una cosa y la otra no es para nada evidente. En realidad, es totalmente lógico que los habitantes de las ciudades se preocuparan más por la violencia cuando la tuvieron cerca que cuando la tenían lejos, en el campo". ("El informe de la CVR y los partidos políticos en el Perú", M. Tanaka, febrero 2006)

  • Jorge Salazar Aráoz 171
    Santa Catalina, Lima 13 - Perú

  • Central: +51-1 631-1111

  • Tráfico

  • logo

  • Asociado a:

  • logo

Un producto de Empresa Periodística Nacional - Todos los derechos reservados 2014