Temas

Opinión
Agustín Figueroa

Agustín Figueroa

Pandemia de inseguridad ciudadana

En una interesante entrevista radial tuve la oportunidad de mencionar cuáles son las principales causas que atentan contra la seguridad ciudadana en nuestro país.

20 de Noviembre del 2016 - 07:39 Agustín Figueroa

En una interesante entrevista radial tuve la oportunidad de mencionar cuáles son las principales causas que atentan contra la seguridad ciudadana en nuestro país. La información me fue proporcionada por el general Froilán Palacios Hernández, en un documento titulado “Sugerencias para debatir sobre la Seguridad Ciudadana y reestructuración de la Policía Nacional del Perú”.

En el concepto del autor, la seguridad ciudadana es más un problema social que un problema policial; si se conceptualiza así, dice Palacios, habría que empezar identificando cuáles son las causas que acrecientan la inseguridad ciudadana y el porqué de los comportamientos de la población. El autor se pregunta: ¿Se podría considerar o comparar con una pandemia aplicando los términos médicos? Si es así, tendríamos que aplicar términos médicos: que consiste en curar al paciente y al mismo tiempo identificar las causas que producen esa pandemia y atacarlas inmediatamente para prevenir su propagación. Estos mismos métodos tendríamos que aplicar para combatir la inseguridad ciudadana. La voz “pandemia” viene de “pan” que significa “todo” y “demos” que significa pueblo. La pandemia es un epidemia extendida en muchos países o que ataca a casi todos los habitantes de un país. La metáfora es válida; la inseguridad ciudadana ataca a casi todos los habitantes del Perú. Según el documento antes citado, actualmente no hay una política de Estado que sea coherente en la prevención del delito porque no se identifican las causas que atentan contra la seguridad ciudadana, ni se determina el porqué del comportamiento.

El autor se pregunta: ¿Qué está pasando con nuestra juventud, con nuestra sociedad? ¿Hacia dónde hay que orientarla? En los colegios se instruye, pero no se educa. La atención del Estado se ha centrado en la represión del delito y del delincuente desde el aspecto policial-judicial: más represión, más aumento de penas, más cárceles. Se ataca el delito, pero no se ataca las causas que lo provocan. De continuar con esta política, lo único que se va a conseguir es llenar las ciudades de cárceles y esto le costaría una fortuna al Estado para su mantenimiento. Las principales causas de la inseguridad ciudadana están en los delitos de índole criminal y en las carencias sociales, en la pobreza, mal medida y peor atendida. Las causas criminales suelen ser los asaltos y robos, homicidios, estafas, secuestros. A los anteriores delitos se suman el tráfico de drogas y el consumo de alcohol y drogas, el tráfico de terrenos, el tráfico de blancas y la prostitución, el tráfico y contrabando de armas, los atentados a menores. En el pernicioso ámbito social del Perú son parte de esta pandemia los graves problemas sociales tales como la violencia familiar, la inestabilidad matrimonial, la violencia doméstica, y la violencia infantil, el juego de la clave y el bullying, las pandillas de los barrios marginales y los asentamientos humanos marginales carentes de agua, higiene y salubridad. A lo anterior se debe sumar la falta de trabajo, de educación y los inacabables conflictos sociales. Podríamos seguir con esta enorme lista de causas de la inseguridad ciudadana, pero las limitaciones de esta columna no me lo permiten. Continuaré con esta campaña tal como lo hace este diario.

Correo fue el primer diario en advertir sobre el mausoleo de Sendero Luminoso y luego hizo el seguimiento al tema. El 23 de setiembre, el titular de la primera página fue: “SL glorifica a sus muertos en mausoleos”; el 24 de setiembre el titular fue: “Guerra de acusaciones por Sendero”; el 25 de setiembre tituló: “El mausoleo debe desaparecer”; el 28 de setiembre dijo en la primera página: “Mausoleo será demolido”; el 2 de noviembre tituló: “En el día de los muertos, mausoleo de SL está vivo”. Sucede que otra de las causas de la inseguridad ciudadana es el accionar de las organizaciones de fachada de Sendero Luminoso, que están protegidas por una disposición del Tribunal Constitucional.

Desde mi punto de vista, la presencia de SL en las universidades y la pobreza mal medida pueden ser la causa más peligrosa de la inseguridad ciudadana. En relación a las demás causas, Froilán Palacios propone realizar un estudio que debería convocar a personal especializado en estos temas, como son abogados, sociólogos, psiquiatras, psicólogos, antropólogos, pedagogos, policías y especialistas en el estudio de la conducta humana, quienes podrían orientar sobre el comportamiento de la sociedad y sugerir las medidas a tomar para prevenir los delitos, que es lo principal y no solo dedicarse a la represión. Yo agregaría a los especialistas mencionados a algunos periodistas con agallas. Palacios considera que es necesario hacer una modificación al nuevo Código Procesal Penal y una reestructuración de la Policía Nacional del Perú y recomienda que exista una adecuada coordinación con los alcaldes, el Poder Judicial y la Fiscalía de la Nación y que funcionen en el mismo espacio la comisaría, la Fiscalía y un Juzgado de Paz Letrado para el juzgamiento inmediato de las faltas y delitos menores. Esta campaña continuará mientras no disminuya la inseguridad ciudadana y mientras la apología del terrorismo no sea protegida por la cobardía de algunos tribunos. Salvo mejor opinión.

tags