Temas

Opinión
María del Pilar Tello

María del Pilar Tello

​Papas con camotes

PPK rechazó el maltrato a Jaime Saavedra, su ministro de Educación heredado.

26 de Noviembre del 2016 - 07:25 María del Pilar Tello

PPK rechazó el maltrato a Jaime Saavedra, su ministro de Educación heredado. Lo respaldó como Jefe de Estado en acción política entendible ante la interpelación promovida por el fujimorismo. Saavedra es una persona decente aunque ahora enfrente denuncias que deben ser investigadas para lo cual se ha mostrado correctamente accesible. Está haciendo frente a un cargamontón a todas luces incorrecto que como denunció PPK puede ocultar “intereses no declarados”. Eso podría ser, pero no hace admisible la distorsión en que incurren quienes mezclan papas con camotes para acallar a quienes defienden la autonomía universitaria y son atacados falsamente por pretender tirarse abajo la reforma. No todo es dinero también hay principios, aunque pocos lo crean. La reforma educativa en todos sus niveles es indispensable. Nadie podría estar en contra de esta política de Estado. Pero la Ley Universitaria 30220, como toda acción humana, es perfectible, y lo han reconocido los mismos Saavedra y PPK. Se puede mejorar. Lo que no se puede hacer es silenciar toda crítica atribuyéndole fines protervos o mercantilistas. Pedir que la SUNEDU supervise la educación con la misma autonomía con que la SBS supervisa la banca y las finanzas, sin interferencia ni subordinación política, no es igual a bajarse a Saavedra ni a detener la reforma universitaria. No aceptamos que se lucre con la educación, pero tampoco que existan sueldos de hambre para las universidades públicas. O que el poder político digite lo que se hace en sus claustros. No más falsos discursos pro calidad con maestros doctores con sueldos de cien dólares. Necesitamos un debate con información, pluralismo y contraste. Solo se ha escuchado a Mora y a Saavedra. No a docentes ni a constitucionalistas a pesar de sus manifiestos. Lo primero, no maltratar ni mezclar. Lo segundo, escuchar a todos, sin santificar a unos ni satanizar a otros.

tags