Temas

Opinión
Luis Miranda

Luis Miranda

PPK, el presidente que quiere ser

Ya sabemos que nuestro presidente ha asumido el papel de showman de la tercera edad. Bailotea, echa bromas como otros sacaban pañuelos y su sonrisa revela una chispa que no siempre ha caído en cuatro patas.

02 de Octubre del 2016 - 07:48 Luis Miranda

Ya sabemos que nuestro presidente ha asumido el papel de showman de la tercera edad. Bailotea, echa bromas como otros sacaban pañuelos y su sonrisa revela una chispa que no siempre ha caído en cuatro patas. Por ejemplo, la reciente frase acerca de ciertas drogas. PPK dijo refiriéndose a la marihuana que “si quieren fumarse su ‘tronchito’, no es el fin del mundo”. Lo dijo en un contexto referente al problema de las drogas duras, pero las tías del vecindario salieron a las calles tirándose de los cabellos por la herejía que ello significaba.

Más hipocresía no pudo haber. O al menos falta de información. Sabemos ahora que la marihuana es una planta cuyas propiedades curativas ya la están sacando de los casilleros del pecado y el vicio. Como analgésico, como relajante, como estimulante de la creatividad. La marihuana ayuda en el tratamiento de algunos tipos de cáncer. Pero aquí no estamos para justificar a nadie.

Ante la ola de críticas, PPK tuvo que explicar con más detalle sus liberales ideas. Pero el ambiente quedó oliendo a chamuscado. Hace poco había dicho que si dos adultos del mismo sexo quieren vivir juntos como un matrimonio, él los felicitaba y que tuvieran una buena vida. Frases que hacen saltar de sus asientos a unos y revelan el tipo de presidente que este señor de anteojos quiere ser.

tags