Temas

Opinión

PPK SuperStar

Que después de la visita del presidente PPK a nuestra alicaída selección esta gane 2-1 a su similar de Ecuador es una improbable coincidencia que grafica cómo el Presidente está presente en acontecimientos relevantes para la población y cómo -por fortuna- esta aparición resulta positiva para su imagen.

11 de Septiembre del 2016 - 07:56 Pedro José de Zavala

Que después de la visita del presidente PPK a nuestra alicaída selección esta gane 2-1 a su similar de Ecuador es una improbable coincidencia que grafica cómo el Presidente está presente en acontecimientos relevantes para la población y cómo -por fortuna- esta aparición resulta positiva para su imagen. Esta forma de actuar del Presidente y las acciones implementadas por el Gobierno están fortaleciendo la aprobación presidencial, como lo demuestra la última encuesta de Datum. La aprobación creció hasta alcanzar el 65%, porcentaje muy alto para el inicio de cualquier gobierno, más aún si tomamos en cuenta que PPK durante su candidatura en primera vuelta no llegó a más del 16%.

Sin embargo, un dato que no debería pasar desapercibido es la caída en el gusto por el estilo presidencial, la cual pasó del 64% al 59%. Esto va acompañado de un pequeño incremento de la desaprobación (que sube del 14% al 17% ) y de un aumento de las personas que no están de acuerdo con el estilo del presidente Kuczynski, que pasan del 31% al 34%.

Es claro que mayoritariamente la población del país es conservadora, le importa poco la política y que su opinión sobre la actuación del Gobierno tiene que ver con hechos concretos comprobables en el día a día, como los precios, las obras realizadas o la seguridad ciudadana. No obstante, también las actuaciones públicas de las autoridades influyen de manera directa en la percepción de la gente, como por ejemplo la acuñada “Hora Cabana” del expresidente Toledo.

Por ahora, el estilo distendido y divertido le está dando al presidente Kuczynski buenos réditos. En mi opinión, este es un juego peligroso que puede volverse en su contra, sobre todo si los resultados que el ciudadano espera no se dan en el corto plazo (más del 55% de la población espera ver mejoras en el problema de la inseguridad para diciembre de 2017). Colocarse el pañuelo en la cabeza, hacer bailecitos o poner el pulgar hacia abajo cuando todos los ministros lo hacen hacia arriba son hechos mediáticos considerados -hasta el momento- como divertidos. Estos mismos hechos, etiquetados perversamente y atribuidos, por ejemplo, a la edad del Presidente, pueden causar efectos negativos en su imagen. Los tiempos no están para correr riesgos innecesarios.

tags
Pedro José de Zavala

Pedro José de Zavala