Temas

Opinión
Agustín Figueroa

Agustín Figueroa

Presidente pragmático

En una acalorada discusión política, PPK fue calificado como un presidente pragmático por algunos participantes cultos.

02 de Octubre del 2016 - 07:25 Agustín Figueroa

En una acalorada discusión política, PPK fue calificado como un presidente pragmático por algunos participantes cultos. Coincidieron en este calificativo un defensor del Presidente y uno de sus críticos más agudos. Me permití preguntar cuál era el significado de la voz “pragmático” para cada uno de ellos. El defensor dijo que era práctico, en el sentido de que piensa o actúa ajustándose a la realidad y persiguiendo normalmente un fin útil. Esto coincide con la primera acepción del Diccionario esencial de la lengua española de la Real Academia Española: “1. Que da preferencia a lo práctico o útil”. El crítico dijo que él se refería al pragmatismo, es decir, al movimiento filosófico iniciado en Estados Unidos de América por Charles S. Peirce y William James a fines del siglo XIX, que busca las consecuencias prácticas del pensamiento y pone el criterio de verdad en su eficacia y valor para la vida. La primera acepción de la voz “pragmatismo” del citado diccionario es: “1. Actitud predominantemente pragmática, que da preferencia a lo práctico”. El crítico dijo que esa actitud podía llegar fácilmente al cinismo, en el sentido de doctrina de los cínicos, que expresa desprecio a las convenciones sociales y a las normas y valores morales.

Aun cuando ambos contrincantes habían aclarado sus puntos de vista con relación al Presidente de la República, decidimos consultar el Diccionario de Filosofía de Nicola Abbagnano, que suele sacarme de apuros lingüísticos. Con relación a la voz “pragmático”, este diccionario explica lo siguiente: “En el lenguaje contemporáneo la palabra ha vuelto a su sentido originario. Cuando no se refiere a pragmatismo, designa simplemente lo que es acción o lo que pertenece a la acción”. Dado que ambos adversarios se sentían respaldados por esta definición, decidimos buscar la explicación del creador del pragmatismo, según Abbagnano: “El mismo Peirce distinguió así dos versiones fundamentales del pragmatismo que pueden caracterizarse de la manera siguiente: 1) Un pragmatismo metodológico, que es sustancialmente una teoría del significado; 2) Un pragmatismo metafísico, que es una teoría de la verdad y de la realidad”.

Para definir este debate amical se decidió analizar el pragmatismo metodológico, que según Peirce no pretende definir la verdad o la realidad, sino solo ser un procedimiento para determinar el significado de los términos o, mejor aún, de las proposiciones. Finalmente, en un empate intelectual, se llegó a la conclusión de que el pragmatismo de PPK, en cualquiera de sus definiciones, podía ser útil al país si no caía en el cinismo en sus decisiones. El haber nombrado a un militante del partido de la oposición en la Sunat fue considerado como un ejemplo de pragmatismo que puede ser útil al país si este tiene las condiciones para ejercer el cargo. Según la encuesta nacional urbano-rural de Ipsos Perú, publicada en El Comercio el 18 de setiembre de 2016, la gestión de PPK continúa con una aprobación muy alta. En el mes de agosto alcanzó el 61% y en setiembre llegó al 63%. Dado que el margen de error de esta encuesta probabilística es de más o menos 2.8%, debemos decir que mantiene su nivel de aprobación con una tendencia a subir que tiene que ser comprobada en las próximas encuestas de Ipsos. El Comercio tituló la información de esta investigación con una frase pertinente: “La luna de miel continúa”. Como una confirmación de esta tendencia favorable, el 62% de los 1267 entrevistados aprueba la gestión del Gobierno. Es importante señalar que la luna de miel también abarca al Congreso, que tiene 46% de aprobación, y a su presidenta, Luz Salgado, que obtiene 44% de aprobación. Recordemos que el Congreso de la República estuvo siendo desaprobado por la población durante mucho tiempo. El presidente ejecutivo de Ipsos Perú, Alfredo Torres, expresó su prudente optimismo en un artículo publicado en El Comercio: “El presidente Pedro Pablo Kuczynski continúa su gestión con viento a su favor. Su aprobación pasa este mes de 61% a 63% y solo lo desaprueba el 17% de la opinión pública”. En el artículo titulado “PPK y el fujimorismo”. Torres señala lo siguiente: “En este ambiente de apoyo a la gestión presidencial no sorprende que la delegación de facultades legislativas al Ejecutivo cuente con gran respaldo popular. Entre los informados del pedido de facultades, el apoyo a la delegación es especialmente elevado en seguridad (97%), agua potable (93%) y economía (91%)”.

La misma actitud estuvo presente en la discusión política antes citada. Los que debatían sobre el pragmatismo de PPK y los que escuchábamos los argumentos habíamos coincidido en que la derecha tenía una oportunidad histórica para sacar al país del subdesarrollo; con una mayoría absoluta en el Congreso y con el control total del Ejecutivo, los dos grupos que los encabezan deberían unirse para demostrar que la derecha, en la era de la globalización capitalista, podía ser la solución para el Perú. Un otorgamiento razonable de facultades legislativas podría ser un buen inicio. Salvo mejor opinión.

tags