Temas

Opinión

Rompiendo el silencio

​El último jueves, el pleno del Congreso aprobó por casi 100 votos la conformación de una comisión que investigará los abusos sexuales ocurridos al interior de entidades públicas y privadas de nuestro país. Una decisión que resultaba urgente y que finalmente pudo obtener el consenso necesario entre las distintas fuerzas políticas.

10 de Septiembre del 2017 - 07:00 Alberto de Belaunde

El último jueves, el pleno del Congreso aprobó por casi 100 votos la conformación de una comisión que investigará los abusos sexuales ocurridos al interior de entidades públicas y privadas de nuestro país. Una decisión que resultaba urgente y que finalmente pudo obtener el consenso necesario entre las distintas fuerzas políticas.

Este grupo de trabajo se inspira en lo que se viene realizando en Australia, en donde desde 2013 se vienen analizando todos los casos de este tipo ocurridos en congregaciones religiosas, colegios y similares. La iniciativa aprobada es sumamente ambiciosa y deberá coordinar con la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público, entre otras instituciones, para combatir la impunidad y eliminar la posibilidad de que estos casos se repitan.

El plazo otorgado de 180 días resulta ser corto para la tarea encomendada, por lo que se buscará analizar en un primer momento solo los casos más emblemáticos. La idea es saber la verdad de lo ocurrido y ayudar al país a establecer las bases de una auténtica política contra el abuso sexual en organizaciones. Asimismo, se buscará recoger el testimonio de las víctimas, en caso estas lo estimen conveniente, y desde luego se deberá citar a personas como Luis Figari, y otros involucrados en este tipo de acusaciones, para que den cuentas de sus actos.

La gente está cansada de la IMPUNIDAD que rodea estos casos. Por ello, estoy seguro de que el trabajo comprometido de los congresistas que integren esta comisión evitará que en el futuro miles de peruanas y peruanos sufran el infierno que muchos han pasado en el país.

tags