Temas

Opinión
Editorial

Editorial

Ruptura democrática en Venezuela

​Venezuela vive, como tantas veces en los últimos años, al borde del abismo. Se ha roto el orden democrático, tal como lo ha señalado correctamente el Gobierno peruano.

31 de Marzo del 2017 - 07:05 Editorial

Venezuela vive, como tantas veces en los últimos años, al borde del abismo. Se ha roto el orden democrático, tal como lo ha señalado correctamente el Gobierno peruano. Esa perniciosa cadena de continuidad del “chavismo” hasta la eternidad, que intenta imponer el presidente venezolano Nicolás Maduro, ha decantado ahora en la anulación de poderes de la Asamblea Nacional, el órgano legislativo del hermano país venezolano.

La oposición ganó en el año 2015 las elecciones legislativas y se convirtió en la mayoría en la Asamblea Nacional. Lo más importante es que se convirtió en un contrapoder para el Ejecutivo, encabezado por Maduro, quien avasalló la institucionalidad en ese país y demostró su incapacidad absoluta de diálogo y de búsqueda de consensos. Evidentemente, el Parlamento fue una piedra en el zapato para los afanes totalitarios del presidente venezolano. Por ello, nadie duda que Maduro esté detrás de la sentencia para suspender los poderes de la Asamblea Nacional y traspasarlo al Tribunal Supremo de Justicia, una institución controlada por el “chavismo”.

Se ha disuelto el Congreso y esto configura un “autogolpe de Estado”, tal como lo calificó el secretario general de la OEA, Luis Almagro. En este sombrío panorama para Venezuela y el tétrico futuro que aguarda a ese pueblo, solo queda unir esfuerzos entre toda la comunidad internacional para evitar que el totalitarismo se perpetúe. Es asunto de decidirse y actuar. El Gobierno peruano dio un gran paso al condenar el hecho, retirar a su embajador de Caracas y pedir que se aplique la Carta Democrática de la OEA.

tags