Temas

Opinión

SE AVECINA DE NUEVO LA GUERRA POR EL AGUA EN EL SUR

​A fines de 2016, los agricultores del valle de Tambo se mordían las uñas de los dedos por falta de agua y reclamaban la dotación que les correspondía recibir como parte del compromiso asumido para la construcción de la presa de Pasto Grande. Sus tierras se secaban y los cultivos que había se regaban con el poco recurso que discurría por el río Tambo.

08 de Mayo del 2017 - 07:00 Héctor Mayhuire R.

A fines de 2016, los agricultores del valle de Tambo se mordían las uñas de los dedos por falta de agua y reclamaban la dotación que les correspondía recibir como parte del compromiso asumido para la construcción de la presa de Pasto Grande. Sus tierras se secaban y los cultivos que había se regaban con el poco recurso que discurría por el río Tambo.

Autoridades de Arequipa denunciaron a sus homólogos de la región Moquegua, entre ellos a los responsables del manejo de la presa de Pasto Grande, quienes se cerraron en sus cinco sentidos y no escucharon las demandas.

Algunos pobladores, desesperados por la situación, se encomendaron a los santos e incluso sacaron en procesión a la Virgen de Chapi.

Y así ocurrió. Pasada la primera quincena de enero, las precipitaciones se presentaron y la alegría retornó al rostro de los lugareños, que veían cómo el caudal iba en aumento y podían salvar sus sembríos.

Pasada la temporada de precipitaciones, y con algunos desbordes de por medio, se está en otoño y desde fines de marzo se advertía lo que podría pasar por la falta de represamiento de agua en Pasto Grande.

Correo Arequipa, el último viernes, informó de la poca agua almacenada en dicha presa (89 millones de metros cúbicos, insuficiente para llegar a la campaña completa, ya que solo 45 millones se pueden usar) y de las acciones adoptadas por sus encargados para asegurar que el recurso alcance para el consumo humano y agrícola de Moquegua, con restricciones para la parte baja, es decir, el valle de Tambo y poblaciones de la provincia de Islay.

Se avecina de nuevo la “guerra por el agua” y por ende hay que diseñar de manera urgente las alternativas de solución antes de que desencadene en cosas mayores.

tags