Temas

Opinión

Seis años de guerra en Siria

​Se acaban de cumplir 6 años de la guerra en Siria, convertido en el mayor conflicto en el Medio Oriente en mucho tiempo y que desplaza, por sus atroces resultados, al de larga data palestino-israelí.

17 de Marzo del 2017 - 07:04 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Se acaban de cumplir 6 años de la guerra en Siria, convertido en el mayor conflicto en el Medio Oriente en mucho tiempo y que desplaza, por sus atroces resultados, al de larga data palestino-israelí. Los tres actores visibles en la guerra son el régimen dictatorial de Bashar al-Assad, que apoyado por Rusia e Irán no ha podido ser derrocado, los rebeldes, que cuentan con el aval de EE.UU., que jamás ha ocultado su propósito de acabar con al-Assad, y el terrorismo del Estado Islámico (EI) que, siempre buscando jamás pasar desapercibido, es el autor del reciente atentado en Damasco, en el que han perecido 30 inocentes. A la fecha, llegarían los muertos por la guerra a los 450 mil y a 1.5 millones los heridos. Siria es un país en ruinas -más del 50% de su infraestructura ha sido destruida, incluidos los recintos históricos de Palmira y Alepo-. Esta devastación ha convertido a Siria en el país causal del mayor fenómeno migratorio del planeta, superando al que hubo por los estragos de la Segunda Guerra mundial y que originó la creación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En efecto, por los menos 5 millones de sirios huyeron del país, mayoritariamente a los países vecinos, pero también a Europa y unos 8 millones han dejado sus casas y se han desplazado por otros lugares del país para buscar zonas seguras. La factura económica llega a los 170 mil millones de euros, devaluándose la libra siria en un 1.000%. El ejército sirio controla los espacios urbanos del país, en cambio, los rurales siguen en manos de los rebeldes y del EI. A Rusia le ha ido mejor que a EE.UU., su empoderamiento está determinando que las próximas negociaciones sobre el futuro de Siria, por primera vez no serán en Ginebra sino en Kazajistán. En ese contexto, la ONU de la era Guterres debe mostrar la diferencia para hacer prevalecer la paz en una guerra en que hasta ahora, todo ha colapsado.

tags