Temas

Opinión

Tenemos judas en municipios

​Es Semana Santa y el pueblo católico participa en diversas actividades, entre ellas el Vía Crucis que considera 14 estaciones, cada una de las cuales recuerda un episodio de la Pasión del Señor rumbo al Calvario, donde fue crucificado.

14 de Abril del 2017 - 07:30 Héctor Mayhuire R.

Es Semana Santa y el pueblo católico participa en diversas actividades, entre ellas el Vía Crucis que considera 14 estaciones, cada una de las cuales recuerda un episodio de la Pasión del Señor rumbo al Calvario, donde fue crucificado.

Cuando hoy se habla de vía crucis, inmediatamente se le relaciona al sufrimiento y sacrificio que uno pasa ante situaciones adversas.

En estos momentos, el país -se dice- pasa un vía crucis y parte de la población siente abandono al perder en cuestión de minutos, por la furia de la naturaleza, el lugar que los cobijaba y quedarse en la calle.

Se espera que este vía crucis acabe cuanto antes con los programas de reconstrucción que diseña el Gobierno, y llegue de manera oportuna para quienes realmente resultaron afectados por lluvias e inundaciones.

En la última semana, dos casos llamaron la atención y reflejan la actitud cómplice con la que gobiernan nuestras autoridades. En este caso, regidores que ante la falta de alguno de sus compañeros sacan cuerpo y los defienden para no recibir la sanción que les corresponde, como es la separación del cargo. Aquí, los concejales actúan mal y de seguro la población les reclamará en algún momento.

En Cocachacra, Islay, Arequipa, el pleno evitó que uno de ellos, Augusto Paredes, sea vacado en el cargo por faltas frecuentes a las reuniones. Sus colegas, al momento de la votación, se ausentaron y no aprobaron el pedido para retirarlo.

Similar figura pasó en la Municipalidad Provincial Jorge Basadre, Tacna, donde debía verse la vacancia de tres regidores: Luis Ccallomamani, Elena Cornejo y Vianey Juárez, por insistentes faltas. No hubo quórum y la propuesta fracasó.

Parece que los regidores desconocen su función e incumplen su trabajo. Si no pueden desempeñar sus cargos, renuncien mejor y váyanse a sus casas. El pueblo los eligió para trabajar y no llevarse gratis la dieta que cobran mes a mes. “Apoyando” a concejales faltones en nada ayuda, al contrario, pueden ganarse una denuncia por actuar como mismos Judas, traicionando la confianza del pueblo. 

tags