Temas

Opinión
Renato Sandoval

Renato Sandoval

“Tronchos” y otras hierbas

Lo políticamente correcto es decir que fumar un alucinógeno es terrible para nuestra sociedad

29 de Septiembre del 2016 - 09:33 Renato Sandoval

La expresión del Presidente Pedro Pablo Kuczynski acerca del consumo del “troncho” (marihuana) ha destemplado los dientes de nuestra clase conservadora, que critica esta posición personal pero no ha sabido combatirla desde su escritorio en el Estado. Es un tema tabú, en el que siempre habrá dos posiciones bien marcadas.

Lo políticamente correcto es decir que fumar un alucinógeno es terrible para nuestra sociedad, que no se puede tomar drogas naturales, que los universitarios tampoco deben armar un porro y que los adultos, hasta el fin de su existencia, deberían descartar la hierba hasta como planta medicinal. Claro, si el Estado apoya a Devida, entonces cómo el Mandatario puede alentar el consumo de marihuana.

Sin embargo, vivimos en lo políticamente correcto desde nuestra hipocresía natural, escondidos en ese aullido desde la tribuna. ¿Acaso tenemos una crisis de fumones o nuestra sociedad anda zombi a causa del exceso de consumo de la marihuana? Que yo sepa, la mayoría en este país anda pensando en sobrevivir más que en fumar.

Lo mismo que ha dicho Kuczynski lo contó -en una clase llena- un profesor en la universidad y nadie se fue del salón escandalizado por la manifestación personal de la autoridad, tampoco comenzó el alumnado su etapa de adicción y menos se tiró al mundo porque el catedrático confesaba de lo más normal que había consumido marihuana.

Y no hago una apología al consumo de estupefacientes -como tampoco lo ha hecho y ha aclarado Kuczynski-, sino que es la realidad no solo de nuestros muchachos sino de gran parte del mundo liberal. Mientras en los Estados Unidos utilizan la marihuana para uso medicinal, sobre todo en los enfermos con cáncer, acá queremos hacer un escándalo porque el Presidente mencionó que esta no es tan dañina como la droga química.

Además, vean que a los estudiantes y los universitarios les prohíben consumir drogas, pero los incentivan a ingerirse todo el alcohol posible, una de las principales causas de los lamentables accidentes de tránsito, violaciones y asesinatos. ¿En qué quedamos?

tags