Temas

Opinión
Editorial

Editorial

Un proyecto que viola derechos básicos

La congresista fujimorista Úrsula Letona ha defendido su proyecto argumentando que lo que se busca es mantener alejados a los corruptos de la conducción y el manejo de la línea editorial de los medios.

28 de Marzo del 2017 - 07:05 Editorial

Si el fujimorismo está tan interesado en luchar contra la corrupción e impedir que los sentenciados o investigados por este delito ocupen altos cargos en empresas periodísticas y sus medios porque ello afecta a la ciudadanía, sería bueno que los congresistas de la mayoría comiencen por casa y hagan algo también para evitar que los partidos políticos y el sector público, que incluye al Legislativo, tengan en su seno a gente con antecedentes similares.

La congresista fujimorista Úrsula Letona ha defendido su proyecto argumentando que lo que se busca es mantener alejados a los corruptos de la conducción y el manejo de la línea editorial de los medios. Sin embargo, no repara la legisladora en que su iniciativa es un atentado contra la libertad de expresión, que no se pierde ni con una sentencia ni con una investigación, pues para este último caso existe el principio de presunción de inocencia.

Lo que sí podría hacer esta legisladora, si tan interesada está en evitar el efecto nocivo de la corrupción en la sociedad, es promover una norma que impida, por ejemplo, que los corruptos sean parte de partidos políticos o lleguen a ser autoridades como congresistas, gobernadores o alcaldes. También podría impedir que estas personas se inscriban en un partido político y sean aportantes de dinero, locales partidarios o camionetas.

El proyecto de Letona y su colega Alejandra Aramayo es un atentado contra la libertad de expresión, pues además busca regular contenidos a través de una “veeduría” adscrita el Poder Ejecutivo, y contra el derecho al trabajo y a la presunción de inocencia, por lo que es de esperarse que sea archivado a la brevedad posible en la Comisión de Constitución.

tags