Temas

Opinión
Editorial

Editorial

Una mirada al pasado en la reforma policial

​Si es que el ministro del Interior, Carlos Basombrío, quiere la modernización de la Policía, lo que incluye la fusión de las 26 regiones y los cuatro frentes policiales en solo diez macrorregiones, además de la reducción del personal oficial, debe tener muy en cuenta el pasado.

23 de Noviembre del 2016 - 07:03 Editorial

Si es que el ministro del Interior, Carlos Basombrío, quiere la modernización de la Policía, lo que incluye la fusión de las 26 regiones y los cuatro frentes policiales en solo diez macrorregiones, además de la reducción del personal oficial, debe tener muy en cuenta el pasado.

Muy fresco está el recuerdo de las primeras medidas adoptadas por el gobierno de Ollanta Humala, cuando pasó al retiro a la mayoría de generales de las regiones (en sus puestos puso a coroneles) y decidió dejar solo a uno por macrorregión, como parte de una transformación frustrada. Lo mismo intenta Basombrío.

Además, la nueva poda en la Policía, al darle de baja a 790 oficiales, puede verse entrampada en parte por algunos miembros del Poder Judicial, si es que algún oficial rechaza el retiro obligatorio y logra ingresar acciones de amparo para volver a la institución. Ha habido innumerables casos como estos.

Esto último se escapa de las manos por el accionar de algunos jueces que determinan reincorporaciones y hasta ascensos de grados. Algunos procesos duran años y, finalmente, es el Tribunal Constitucional el que tiene la última palabra sobre quién se queda o se va en la Policía.

Por eso, para evitar que la reforma de la Policía caiga en saco roto, necesitamos una política de gobierno, mas no una gestión de un ministro, como ha ocurrido en anteriores administraciones que han sufrido recambios y, por lo tanto, visto frustradas sus intenciones de sacar adelante a la institución policial. De igual manera, urge un Poder Judicial con más tino para respetar las decisiones institucionales.

tags