Temas

Opinión

​¿Universidades sin docentes?

La lucha por un salario mejorado moviliza a médicos y maestros y desafía al gobierno de PPK

12 de Agosto del 2017 - 07:49 María del Pilar Tello

Tiempos de conflictividad social. La lucha por un salario mejorado moviliza a médicos y maestros y desafía al gobierno de PPK. Los docentes de las universidades públicas tienen su propio pliego de reclamos, con argumentos que se conocen y con una Ley Universitaria que cumple tres años con muchos problemas.

El otoño de los docentes universitarios de Benjamín Ginsberg, publicado en el 2011 en la Universidad de Oxford, ha sido reeditado por la Universidad Nacional del Altiplano y presentado por su exrector Lucio Ávila para concluir su gestión al frente de la Comisión de Educación del Congreso. Muy bien, porque hay que saber comparar para atender. Ginsberg describe cómo, en las grandes universidades norteamericanas, los profesores perdieron el poder, que cayó en manos de los administradores. El empoderamiento de la burocracia en desmedro de los docentes.Algo parecido está sucediendo en nuestras universidades públicas, en especial en San Marcos, donde están siendo cesados los profesores mayores de 70 años. Entre ellos los más prestigiosos, los de mayor conocimiento y experiencia, que dejan sus plazas para que ingresen nuevos docentes contratados con sueldos irrisorios a quienes se les exige doctorados y maestrías para postular, pero no se les remunera conforme las exigencias.Así, quienes aceptan esos sueldos diminutos no son los mejores. Los docentes mayores se refugian en las universidades privadas, donde no se aplica el límite de edad pero son mal pagados. Y en su lugar quedan docentes que no están a la altura y también son mal pagados. No se ha modificado el absurdo límite de edad para la docencia pública y se está dando un cambio generacional mal concebido y peor aplicado. Un fiasco. El marco es el magro presupuesto asignado a las universidades públicas, que determina cuánto y cómo está siendo afectado el reclutamiento de docentes y la calidad de la enseñanza superior. Lamentable.

tags