Temas

Opinión

Urge bajar la temperatura por el bien del Perú

​En entrevista al diario El País de España, el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha dicho que es necesario bajar la temperatura de la relación que existe con la oposición, encabezada por el fujimorismo, ante la próxima interpelación al ministro del Interior, Carlos Basombrío, un día después de que el Mandatario dijera en Francia que existe “saña” contra su administración.

12 de Junio del 2017 - 07:30 Editorial

En entrevista al diario El País de España, el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha dicho que es necesario bajar la temperatura de la relación que existe con la oposición, encabezada por el fujimorismo, ante la próxima interpelación al ministro del Interior, Carlos Basombrío, un día después de que el Mandatario dijera en Francia que existe “saña” contra su administración.

Sin embargo, en ese mismo diálogo con el periódico madrileño, el presidente peruano vuelve a dejar abierta la posibilidad de indultar a Alberto Fujimori, con lo que vuelve a introducir un tema de por sí sensible para sus rivales políticos y que hace pocas semanas trajo serios problemas a un gobierno que si, como ha dicho antes, no piensa soltar al reo de la Diroes, no tendría por qué mover el asunto.

Ayer, en entrevista a Correo, la segunda vicepresidenta y congresista Mercedes Aráoz ha señalado que no se necesitan pactos ni alianzas con Fuerza Popular para gobernar, pese a la abultada mayoría “naranja” en el Congreso. También ha coincidido con el Mandatario en el sentido de que hay “saña”. Entonces, si se busca bajar la temperatura, tal como ha dicho PPK, habría que comenzar mostrando otras actitudes.

Un presidente de la República, sea quien sea, debería ser el primer llamado a tender puentes con todas las fuerzas políticas, por el bien del Perú. Para eso también ha sido elegido, pues un país no puede avanzar con enfrentamientos y rivalidades que bien podrían ser evitadas, sobre todo cuando hay serios problemas por delante, como son la inseguridad, el enfriamiento de la economía, la corrupción y el gran reto de la reconstrucción.

tags