Temas

Opinión

Verónika y Susana

​La posibilidad de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski indulte a Alberto Fujimori y la orden de arresto preventivo dictada contra Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia han hecho que los peruanos tengamos que escuchar los alucinados comentarios de damas como Verónika Mendoza y Susana Villarán, quienes, como si no tuvieran nada que aclarar ante el Ministerio Público, insisten en presentarse como parte de la “reserva moral” de este país.

18 de Julio del 2017 - 07:30 Iván Slocovich

La posibilidad de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski indulte a Alberto Fujimori y la orden de arresto preventivo dictada contra Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia han hecho que los peruanos tengamos que escuchar los alucinados comentarios de damas como Verónika Mendoza y Susana Villarán, quienes, como si no tuvieran nada que aclarar ante el Ministerio Público, insisten en presentarse como parte de la “reserva moral” de este país.

Primero fue la excandidata presidencial de lo que fue el Frente Amplio, quien nuevamente salió a hablar de los delitos por los que se sentenció a Fujimori (violaciones a los derechos humanos y corrupción) como si ella no hubiera sido la escudera de Ollanta Humala en su faceta de “capitán Carlos” desde los tiempos en que, con total contundencia, lo acusaban de horrendos crímenes en Madre Mía y se denunciaba la compra de testigos para salir limpio del caso.

La señora Mendoza parece que quiere que los peruanos nos olvidemos también que tiene mucho que aclarar sobre su papel como secretaria personal de Nadine Heredia. La excandidata ha señalado, ante el peso de las evidencias, que no descarta que en algún momento haya escrito en las famosas agendas de la corrupción, que en parte han contribuido a que su antigua jefa hoy se encuentre en un penal de manera preventiva. ¿No la cita el Ministerio Público?

Pero Verónika Mendoza por estos días no está sola en lo que a declaraciones insólitas se refiere. Ahí también está la exalcaldesa Villarán, quien apenas vio presos a los Humala-Heredia salió a decir que si bien no eran santos de su devoción, le parecía injusto su arresto. ¿Cómo? ¿No son santos de su devoción? ¿Pero acaso la señora no fue, apenas el año pasado, candidata a una vicepresidencia por el humalismo al lado de Daniel Urresti?

Antes de salir a pontificar, la señora Mendoza debería hacer un mea culpa por ser el brazo derecho y escudera de los Humala-Heredia, mientras que Villarán bien haría en aclarar sus nexos con Odebrecht, OAS y los corruptores brasileños. También debería explicar quién le pago a “Luis Favre” para que no la revoquen en 2013. Una vez que hagan eso, todo lo que digan recién podrá ser tomado en serio y no ser considerado parte de nuestra folclórica política.

tags