Temas

Opinión
Agustín Figueroa

Agustín Figueroa

Zavala no es “Zavalita”

La encuesta probabilística nacional urbano-rural de Ipsos Perú publicada en El Comercio el 13 de noviembre de 2016 continúa midiendo la opinión de los ciudadanos en relación a la aprobación a PPK y a su gobierno.

27 de Noviembre del 2016 - 07:19 Agustín Figueroa

La encuesta probabilística nacional urbano-rural de Ipsos Perú publicada en El Comercio el 13 de noviembre de 2016 continúa midiendo la opinión de los ciudadanos en relación a la aprobación a PPK y a su gobierno. La aprobación a PPK es de 51% con un descenso de 4% en relación al mes de octubre, en el cual obtuvo el 55%. El Presidente tiene aún una aprobación mayoritaria, pero la tendencia es decreciente. El Ejecutivo debería preocuparse por esta tendencia, porque en agosto la aprobación a PPK era de 61%. El gobierno tiene en noviembre 49% de aprobación, que está en el mismo rango de la aprobación presidencial. Tal como señala Alfredo Torres en un artículo publicado en El Comercio: “Los primeros cien días de gobierno se cumplieron hace una semana, pero la ciudadanía ya empieza a mostrar signos de impaciencia ante la gestión pública”. El primer ministro Fernando Zavala aparece en esta investigación con la opinión pública dividida en tres porcentajes similares: 35% lo aprueba, 33% lo desaprueba y 32% no define si lo aprueba o lo desaprueba. Desde mi punto de vista, estos porcentajes son preocupantes porque la aprobación a Zavala es inferior a la del gobierno y a la del Presidente, aunque él es el eje de la fortaleza del gobierno. El primer ministro está cargando, de manera injusta, con los errores personales del Presidente, de algunos ministros, de la dividida bancada del gobierno en el Congreso y del diminuto y conflictivo partido Peruanos Por el Kambio. Considero que es necesario reforzar la imagen de Zavala porque ello significa reforzar a un gobierno que desde el inicio de su gestión muestra signos de debilidad. En un artículo publicado en El Comercio el mismo día de la aparición de la encuesta que comentamos, Fernando Zavala se refiere con mucha lucidez a su tarea después de sus primeros cien días de gobierno: “… seguimos trabajando con el mismo apremio para reactivar la economía con medidas concretas y tangibles, pues solo si somos capaces de echar a andar nuestra economía de forma sostenida podremos dar una respuesta adecuada a las demandas de nuestra ciudadanía en materia de seguridad, salud y servicios públicos esenciales”. La frase “solo si somos capaces” es una comprobación de la seriedad y el compromiso de este joven político, que no debe ser descuidado por el Presidente ni por el gobierno. El enfoque y la perspectiva ideológica del primer ministro quedan claramente definidos cuando escribe: “Nuestra determinación sigue siendo firme. Es impostergable encender los motores de nuestra economía y recuperar esa velocidad que nos permitirá crecer y construir un país próspero y moderno”. El aspecto social tampoco es descuidado por el presidente del Consejo de Ministros cuando nos recuerda en su artículo, que es equivalente a un mensaje a la ciudadanía, lo siguiente: “Anunciamos que daríamos más agua a los peruanos y venimos cumpliendo: en 100 días hemos logrado destrabar la inversión de 170 obras de agua y saneamiento que beneficiarán directamente a un millón de peruanos”. En la encuesta Ipsos Perú, este y otros destrabes aún no aparecen en la percepción del electorado; en lo que se refiere a la reducción de las trabas burocráticas, el 57% de los encuestados considera que no hay ningún avance y el 9% que hay un retroceso. En la medición directa del destrabe de proyectos de infraestructura, el 43% dice que no hay ningún avance y el 6% que hay un retroceso. El 41% afirma que hay un avance moderado y solo el 4% dice que hay un importante avance. Tal como señala Alfredo Torres en el citado artículo que tiene como título “De la expectativa a la impaciencia”, otras son las preocupaciones del electorado: “La corrupción y la violencia son las mayores preocupaciones ciudadanas y por consiguiente, la gran mayoría pide sanciones drásticas para quienes incurren en ese tipo de delitos, incluyendo la “muerte civil” para aquellos que han sido condenados por actos violentos, incluyendo la muerte de personas (homicidios, terrorismo) y aquellos que fueron condenados por corrupción. Para la ciudadanía, los responsables de estos delitos deben ser inhabilitados de por vida, tanto para postular a cargos públicos (87%) como para trabajar para el Estado (83% si es por corrupción y 73% si es por violencia)”. Es necesario que las comunicaciones del Ejecutivo y la publicidad de sus obras tengan mayor claridad. La baja aprobación de Martín Vizcarra (39%) también es preocupante porque es el primer vicepresidente de la República y está enfrentando los gravísimos problemas de la gran minería. En lo que se refiere al primer ministro, Zavala no es “Zavalita”; es decir, no es un personaje de Mario Vargas Llosa en cuya novela se pregunta: ¿Cuándo se jodió el Perú? Zavala es, por ahora, el encargado de establecer qué debemos hacer para que el país no siga jodido. Salvo mejor opinión.

tags