Temas

Yolanda Romero: “Debemos mostrar al mundo la realidad que existe”

Yolanda Romero, comunicadora. Voluntaria explica cómo la labor social ha cambiado su vida y el reto que esta implica para lograr una mejor sociedad

Yolanda Romero: “Debemos mostrar al mundo la realidad que existe”

Yolanda Romero: “Debemos mostrar al mundo la realidad que existe”

13 de Septiembre del 2016 - 08:37 » Textos: Karina Valencia » Fotos: Difusión

La labor de voluntariado involucra un sacrificio personal y profesional, donde las personas deciden apostar por proyectos con miras a un beneficio social. El poner una pausa para dedicarse de lleno al bien común implica una nueva oportunidad de conocer otras realidades y necesidades que aún existen hoy en la sociedad.

Yolanda Romero, voluntaria de Fundación Telefónica, comenta sobre cómo su participación en diversas iniciativas ha cambiado su visión del mundo y le ha permitido extender una mano amiga a quienes en verdad lo necesitan.

¿Cómo surge el interés por participar como voluntaria? 

Empecé hace más de siete años como teleoperadora solidaria, trabajando en programas de televisión y recaudando dinero para niños con cáncer. También he colaborado junto a niños con síndrome de Down y personas mayores. La experiencia como voluntaria me ha cambiado al darme la oportunidad de conocer más otra realidad. Esto es una cuestión de actitud donde todos podemos contribuir a que esas personas tengan una vida mucho mejor.

¿Consideras que este trabajo contribuye a crear conciencia en las personas? 

Uno también sale beneficiado porque ellos te enseñan a compartir. Una vez que uno es voluntario, vuelve a su casa y eso es lo único que está igual. Tú no eres lo mismo. Al final se te agranda el corazón y te sientes muy reconfortado. Yo lo recomendaría a todo el mundo.

Las personas deben ver que ciertos actos, aunque parezcan mínimos, pueden contribuir al bienestar del otro... 

Creo que siempre me ocupé de ayudar a las personas. ¿Quién no ha salido a la calle a pasear y ha visto a personas que necesitan comida o dinero? Pero eso no es todo. También desean ser escuchados, sentirse importantes y que alguien les muestre cariño y afecto. Debemos mostrar al mundo la realidad que existe y no cerrar los ojos.

¿Alguna vez imaginaste que este sería el rumbo de tu vida?

Es curioso, porque no lo pensé. Hoy por hoy lo recomendaría, incluso como una asignatura, una materia en las universidades, como parte de una profesión o carrera. Esto me hace sentir que es como un trabajo mucho más reconfortante, al mismo tiempo que le da sentido a la vida.

¿Es la primera vez que realizas un voluntariado internacional?

Sí, y también es la primera vez que he venido al Perú. Estoy fascinada con el recibimiento que me han hecho todas las personas de aquí y la misma organización. Cada una de ellas me ha mostrado su apoyo en una bienvenida tan calurosa. No tengo palabras para describirlo. Hay que vivirlo y estar aquí para sentirlo. Soy muy feliz.

¿Ha sido difícil hallar un equilibrio entre el hogar, el trabajo y el voluntariado? 

Me ha costado un poco. Fuera del nivel de dinero, es más el tema de logística. Yo vivo sola con mis dos niños pequeños, y organizarme y venir aquí ha significado una planificación y un esfuerzo mucho mayor. Les expliqué a mis hijos lo que implica este tiempo separados. Comentarles las razones y las necesidades de este poblado en Cajamarca les ha ayudado a entender la situación que todo el proyecto implica. Estoy sorprendida del interés que me muestran aquí las mamás. Una señora incluso me dijo que quería aprender inglés y matemáticas. Esto no tiene precio.

¿En qué consiste el trabajo que están llevando a cabo en la comunidad? 

Somos un grupo de alrededor de 10 personas de distintas partes del mundo que hemos llegado para ayudar a que estos niños tengan una mejor escuela. Buscamos darles aulas más grandes, una biblioteca, talleres de inglés y mucho más.

¿En qué otros proyectos has participado? 

He participado en trabajos con parques de la zona y el cuidado de especies en peligro. He plantado juncos, lirios, quitado matorrales, con el fin de contribuir en la limpieza de áreas verdes y estanques. Además, estuve apoyando en el recojo de tortugas, viendo la calidad de las aguas, elemento clave para la reproducción de estos animales y el medio ambiente.

¿Crees que el inculcar valores de solidaridad a los jóvenes ayudaría al desarrollo de una mejor sociedad?

Es muy importante porque todos podríamos ayudar mucho más y no seríamos una sociedad tan egoísta y materialista. Al final, el querer es una cuestión de actitud. El ser voluntario te cambia la vida.

DATOS

Yoladna Romero, comunicadora. Labora como asistente de Marketing en Fundación Telefónica. Ha colaborado en campañas de voluntariado hace 8 años.

29 años tenía Yolanda Romero cuando empezó a realizar voluntariado.

2016 año en que participó en el desarrollo de rutas turísticas junto a niños con síndrome de Down.

Lo más leído