Temas

Piura: En busca de cobijo para 10 mil damnificados (VIDEO)

Gobierno se encuentra en plena operación de traslado de damnificados a refugios temporales. Cien familias se vieron obligadas a guarecerse en el cementerio José de los Ángeles de Pedregal, en Catacaos

Piura: En busca de cobijo para 10 mil damnificados (VIDEO)

Piura: En busca de cobijo para 10 mil damnificados (VIDEO)

29 de Marzo del 2017 - 07:52 » Textos: Iván Slocovich Pardo / @ivanslocovich » Fotos: Piero Vargas

Piura ha sido fuertemente golpeada por lluvias torrenciales que han sumergido a gran parte de la ciudad ante la mirada angustiante y el clamor de auxilio de sus habitantes. Las calles principales de su centro histórico permanecieron cerradas luego de que la ciudad norteña sufriera una de las peores precipitaciones que ha tenido en la temporada y que provocó el desborde total del río Piura.

Hasta el lugar llegó el presidente Pedro Pablo Kuczynski para inspeccionar las zonas afectadas por el fenómeno El Niño costero e indicó que alrededor de 10 mil personas serán trasladadas a refugios instalados en la zona en las próximas horas.

“Lo importante ahora es reubicar a más o menos 10 mil personas que están en Catacaos a un lugar seguro. Para hacer eso se necesita la construcción de dos a tres centros más de refugio”, dijo ante la prensa luego de una reunión junto a ministros y autoridades locales.

Además, informó que el nivel del río ha descendido de manera favorable, por lo que “hay buenas señales para empezar la reconstrucción parcial y luego la reconstrucción permanente”.

AYUDA INSUFICIENTE. Pese a ello, en horas la mañana de ayer, Óscar Miranda, alcalde de Piura, señaló que la localidad que sufre más las inclemencias de la naturaleza es Catacaos, que, sumada a la población de Castilla, tiene cerca de 20 mil personas que viven en situación precaria ante la falta de servicios básicos, como los alimentos.

El burgomaestre manifestó que las personas damnificadas vienen siendo reubicadas en zonas de resguardo acondicionadas en coliseos, estadios y campos deportivos de colegios que cuenten con techo para protegerlas de las precipitaciones pluviales.

“En Catacaos y Castilla hay 20 mil personas que están en una condición precaria y que necesitan alojo y sobre todo apoyo en alimentación. En eso nos estamos organizando. Los lugares fundamentales que estamos utilizando para refugios son los campos deportivos de los colegios que tengan techos, porque los días son lluviosos en esta zona”, afirmó.

El desolador panorama fue ratificado por el alcalde de Catacaos, Juan Cieza, quien denunció que la desorganización en las acciones de ayuda del Ejército no permitió que los pobladores de su localidad reciban apoyo humanitario en los últimos días.

“Les pido a los altos mandos del Ejército acá en Piura que por favor coordinen, porque tengo gente que no come en 48 horas. La reconstrucción viene, pero puede venir mañana o pasado, lo que necesito es comida”, clamó.

Hasta el cierre de esta edición, el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) informó que se han establecido seis albergues temporales en Piura para atender a más de 3 mil damnificados: dos locales habilitados por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), dos refugios con un total de 142 carpas en Castilla, un refugio con 50 carpas a cargo del municipio provincial y el último con 500 carpas bajo el cuidado del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) Piura y del Programa de Apoyo Social.

Pero la urgente necesidad de los damnificados de encontrar refugio ante la adversidad de la naturaleza los ha empujado a ocupar hasta los lugares más inimaginables.

MAUSOLEO. El rústico cementerio José de los Ángeles de Pedregal se ha convertido desde la tarde del lunes último en el hogar de 100 familias del asentamiento humano Villa Pedregal Grande, en Catacaos, pues el camposanto se ubica en una parte elevada, adonde no llegó el agua que barrió con sus casas, pertenencias materiales y animales de corral.

Teodora Adanaqué, Julia Chiroque y Manuel Sandoval son algunas de las personas que se han visto obligadas a salvar algunas de sus pertenencias y trasladarse a esta especie de isla formada en medio de decenas de tierras de cultivo arrasadas por el río Piura, que el lunes alcanzó 3600 metros cúbicos por segundo.

Estas son apenas algunas de las 30 mil personas afectadas en el Bajo Piura por el desborde del río, según dijo ayer a Correo el gobernador regional, Reynaldo Hilbck, quien añadió que en este primer momento lo más importante es rescatar a las personas atrapadas por el agua y llevar alimentos donde no los hay.

Entre mausoleos y cuarteles que guardan ataúdes, estas familias han tenido que tender camas para los niños y hasta improvisar cocinas para preparar los pocos alimentos que pudieron salvar antes de la salida del río, que el lunes último llegó hasta la Plaza de Armas de Piura y colapsó la ciudad.

Ayer por la mañana, un niño de apenas un año dormía bajo un mausoleo, mientras a pocos metros su abuela, en un improvisado fogón junto a otra tumba, hervía algunas verduras para alimentar a los que alcance. En ese momento la temperatura llegaba a los 35 °C.

Correo fue testigo de que la porción de tierra donde se han refugiado estos damnificados es la única seca de todo este sector del distrito de Catacaos, que es el inicio del Bajo Piura, lo que facilitó la llegada de parte de la ayuda por vía aérea. Desde arriba es posible observar la terrible magnitud de los daños.

“Nos hemos quedado sin nada, todo se ha llevado el río, hasta mis animales”, dijo Julio Chiroque en medio de un llanto desconsolado una vez que ayer por la mañana un helicóptero de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) aterrizó junto al cementerio habitado por casi 500 personas para darles alimentos y agua.

La aeronave llegó con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante AP Jorge Paredes, quien fue el encargado de repartir media tonelada de conservas y abundantes botellas de agua. Se esperaba que para hoy el personal de la Marina de Guerra lleve carpas para que la gente tenga en dónde vivir por unos días.

TRASLADO. Julio Mori, otro de los damnificados, dijo que el cementerio es el único lugar donde podrán permanecer en los próximos días, al menos hasta que baje el nivel de las aguas y puedan instalarse en las ruinas de lo que fueron sus viviendas. Por eso se mostró satisfecho por el envío de las carpas.

Son casi 100 casas de tabique, ladrillos de barro y carrizo las que fueron arrasadas por el río desbordado. Lo que logró mantener en pie cubierto por al menos un metro de agua que ayer bajó su caudal, aunque sin retirarse de todo el Bajo Piura, según pudo comprobar el ministro de Defensa, Jorge Nieto, al hacer un sobrevuelo.

El gobernador Hibck indicó que luego de finalizar los rescates y asegurar la alimentación se buscará trasladar más gente a los refugios. Hasta la tarde de ayer había 3 mil personas del Bajo Piura en estos lugares, pero se esperaba que para las próximas horas la cifra llegue a los 10 mil.

CIFRA:

- 5 mil piuranos fueron auxiliados por las Fuerzas Armadas.

- 260 equipos de drenaje son utilizados en todo el país por el Estado.

ATENCIÓN. Buscarán drenar el agua en la región

El general y vocero del COEN, Jorge Chávez, señaló que se cuenta con 140 motobombas para drenar gran parte del agua que inunda diversos sectores de Piura.

Indicó que si bien la prioridad es evacuar a la población, la segunda fase comprende el envío y uso de maquinarias que permitan disminuir paulatinamente el líquido excedente en la zona norte del país.